Sostenía Tabucchi que si no dudamos estamos perdidos ®

Siempre me han gustado las personas atormentadas y contradictorias. Cuanto más dudes, mejor. Las personas que dudan mucho llevan a veces una vida más pesada y agotadora, pero son más vitales, no son máquinas. Prefiero el insomnio a la anestesia. No me gustan los personajes cuya vida es plena, satisfactoria (…) Mis libros son sobre los perdedores, los extraviados, aquéllos que están buscando. (…) Buscándose a sí mismos a través de los demás, porque creo que ésa es la mejor manera de buscarse a uno mismo.

-♦-

Yo reivindico el derecho a las tomas de partido ocasionales. Cuando una cosa oscura está pasando en el mundo o en tu casa, tienes el deber de salir a explorar este problema para ver si lo detectas, lo particularizas, lo transmites y das la alarma: “Cuidado, está pasando esto en mi casa, en mi ciudad, o en el mundo, que también es mi casa.” De lo contrario el intelectual sería un personaje completamente insensible que dice: “Algo sucio está pasando en mi casa, pero no puedo interesarme en él porque estoy organizando el catálogo de la próxima exposición de pintura del museo de mi ciudad.”

Si la función de un político es tranquilizar, mostrar que todo anda bien gracias a su presencia, la mía es desasosegar, poner a dudar a la persona. La facultad de dudar es muy importante para el hombre ¡Caramba, si no dudamos estamos perdidos! El intelectual va a dudar, por ejemplo, de una doctrina religiosa fundamentalista, de un sistema político exacto e impuesto o de una estética perfecta, que no dan cabida a ninguna duda. Las dudas son como las manchas sobre una camisa. Me gustan las camisas manchadas, porque cuando me dan una camisa demasiado limpia, completamente blanca, lo primero que me asalta es una duda. La función del intelectual y del escritor es dudar de la perfección. En la perfección creen los teólogos, los dictadores y el pensamiento totalitario.

-♦-

Hay unos valores fundamentales sobre los cuales es imposible equivocarse. Nadie puede equivocarse con el mandamiento que dice “no hagas a los otros lo que no quieres que te hagan a ti mismo”. Esto es algo fundamental, pertenece a la naturaleza humana. Tampoco tengo dudas sobre la Declaración de Derechos Humanos. Eventualmente habrá que añadir otros, pero no albergo ninguna duda sobre ellos.

-♦-

…me gustan más los políticos que prestan oídos a las dudas de los otros y empiezan ellos mismos a dudar un poco. Es muy fecundo porque las opciones en el mundo son muchas. Por desgracia los políticos hoy en Europa están más preocupados por los balances y las cuentas que por los valores.

De «Antonio Tabucchi, Dudar siempre, rebelarse a veces», entrevista realizada a
Antonio Tabucchi en 1998 por Asbel Lopez, periodista del Correo de la Unesco.

Desfado

Quer o destino que eu não creia no destino
E o meu fado é nem ter fado nenhum
Cantá-lo bem sem sequer o ter sentido
Senti-lo como ninguém, mas não ter sentido algum.

Ai que tristeza, esta minha alegria
Ai que alegria, esta tão grande tristeza
Esperar que um dia eu não espere mais um dia
Por aquele que nunca vem e que aqui esteve presente.

Ai que saudade
Que eu tenho de ter saudade
Saudades de ter alguém
Que aqui está e não existe
Sentir-me triste
Só por me sentir tão bem
Alegre sentir-me bem
Só por eu andar tão triste.

Ai se eu pudesse não cantar ai se eu pudesse
E lamentasse não ter mais nenhum lamento
Talvez ouvisse no silêncio que fizesse
Uma voz que fosse minha cantar alguém cá dentro.

Ai que desgraça esta sorte que me assiste
Ai mas que sorte eu viver tão desgraçada
Na incerteza que nada mais certo existe
Além da grande certeza de não estar certa de nada.
Desfado

Quiere el destino que no crea en el destino
Y es mi fado no tener fado alguno
Cantarlo bien sin siquiera haberlo sentido
Sentirlo como nadie, pero no tener sentido alguno.

Ay qué tristeza, esta alegría mía
Ay qué alegría, esta tan grande tristeza
Esperar que un día yo no espere más un día
Por aquel que nunca viene y que aquí estuvo presente.

Ay qué nostalgia
que tengo de tener nostalgia
Nostalgia de tener a alguien
que aquí está y no existe
Sentirme triste
sólo por sentirme tan bien
Alegre de sentirme bien
sólo por andar tan triste.

Ay si pudiese no cantar "Ay si pudiese"
y lamentase no tener más lamento alguno
Tal vez oyese en el silencio que se hiciese
una voz que fuese mía cantar alguien aquí dentro.

Ay qué desgracia esta suerte que me ayuda
Ay pero qué suerte vivir yo tan desgraciada
En la incerteza de que nada más cierto existe
Mas allá de la gran certeza de no estar cierta de nada.

® Hace diez años: Antonio Tabucchi – Dama de Porto Pim

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Contemporánea, Literatura, Pensamiento, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sostenía Tabucchi que si no dudamos estamos perdidos ®

  1. josepoliv dijo:

    Respecto del último punto sería bueno saber que sostendría Antonio Tabucchi respecto de la política actual. Desgraciadamente no va a poder ser.
    P.S. Precioso y «desenfadado» fado el del post.

    • José Luis dijo:

      Esto nuestro ya no es política, pedir reflexión y ética a esta gente es como pedirle a una piedra que escriba Hamlet.

      Debo a este apunte haber encontrado ese «desfado» tan estupendo

  2. josepoliv dijo:

    Me olvidé: la letra del fado es una versión moderna del «vivo sin vivir en mi, y muero porque no muero» de Sta. Teresa. Bestial!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s