La música y la vida para Gabriel Marcel®

Sin música no se vive, se va tirando
(Gabriel Marcel, 1889-1973)

Es muy claro para mí hoy que J. S. Bach ha sido en mi vida lo que no han sido ni Pascal, ni San Agustín, ni ningún espiritual; que he encontrado en el Beethoven o en el Mozart de las sonatas y de los cuartetos, y en infinidad de músicos, desde los románticos alemanes a los rusos y a los españoles, desde Rameau a Fauré y a Debussy, lo que ningún escritor me ha dado jamás.

-♦-

…lo esencial en todo ser humano es la parte de creación, por reducida que sea, que hay en él. Y (…) el contento por el que ella se traduce, se expresa, o al menos se expresaba hasta hace poco tan a menudo, por el canto. Un mundo en el que los hombres ya no cantan es un mundo degenerado.

-♦-

Cuántas veces, en horas en las que me sentía cortado de mí mismo, es decir, de mis raíces profundas, y como absorbido por lo cotidiano, tan pronto como me ponía al piano y dejaba que mis manos vagaran sobre las teclas, tenía como el sentimiento físico de velas que se hinchan, de un corazón que vuelve a latir. Este fenómeno de recuperación es uno de los más misteriosos que conozco, es en cierto sentido el misterio mismo. Puedo afirmar sin duda que es casi siempre en el curso de períodos en los que, dentro de mi esfera de actividad ordinaria, me sentía más trabado, más agotado, cuando se me concedía experimentar del modo más intenso, más inmediato, el extraordinario poder de recuperación vinculado a la música. No hay duda de que tales improvisaciones son de una esencia muy análoga, muy comparable a la plegaria. Y hay en ello un punto que merecería por sí solo un largo estudio. Tampoco hay duda, a mi modo de ver, de que una música grande y elevada es ‘para los hombres en general’ lo que podía ser para mí, pobre individuo, esa improvisación salvadora. No hay duda de que la función espiritual de la música consiste en el fondo en devolver al hombre a sí mismo.

-♦-

La música, en su verdad, se me ha presentado siempre como una llamada irresistible de aquello que, en el hombre, supera al hombre, pero también lo funda.

-♦-

La música es, en cierto modo, la patria del alma.

Gabriel Marcel

 

Dijo también este filósofo francés que la música es la expresión de «un orden en el que la cosa dicha no pueda distinguirse de la manera de decirla», y que, en ese sentido, y sólo en él «la música no significa absolutamente nada, pero quizá por ser significación ella misma».

Y que Fauré era «la síntesis más misteriosa entre forma pura y emoción pura»

® Hace diez años: La música de la vida

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Pensamiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La música y la vida para Gabriel Marcel®

  1. josepoliv dijo:

    Hoy, precisamente hoy, José Manuel Zapata, conocido (y reconocido) cantante de ópera español, en el periódico El Mundo: «Un mundo sin música sería un mundo horrible».
    Y es que…..»algo tendrá el agua, cuando la bendicen». Pues eso.

    • José Luis dijo:

      Tanto como horrible… más ajustado es lo de este filósofo, digamos que tiraríamos peor. Lo que me ha encantado es eso del «sentimiento físico de velas que se hinchan» que provoca la música.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s