¿Por qué Beethoven es tan especial? ®

Beethoven es, para la mayoría de la gente, incluyéndome a mí, el genio más grande que la música ha conocido. La pregunta es ¿por qué? ¿Qué hace que Beethoven sea tan especial, particularmente cuando se compara con Bach, Mozart y Wagner, cada uno de los cuales tiene derecho a ese título?

Beethoven no fue, como Mozart, un abrumador niño prodigio, como hubiera deseado su padre. Sabemos que Johann van Beethoven, mientras intentaba promocionar el talento de su hijo en Bonn, a menudo afirmaba que el pequeño Ludwig era dos o tres años menor de lo que era. No hay duda de que Ludwig estuvo precozmente dotado para el teclado. Sin embargo, no estaba escribiendo sinfonías a los diez años. Su genio tardó más en madurar.

En 1795, a los 25 años, publicó su primera sonata para piano, su Opus 2. Dedicada a Joseph Haydn, su maestro, tiene claros indicios del estilo de su maestro y contiene más que algún guiño pasajero a Mozart, particularmente en el movimiento lento.

Sin embargo, esta es una música de sorprendente originalidad. La última sonata de Haydn, publicada el año anterior, había mostrado un claro desarrollo en la música para teclado hacia texturas más densas y dinámicas más extremas. Aun así, estaba sin embargo regida por esa intachable gracia clásica, esa cortesía y aristocrático control con que estaba profundamente vinculado. Beethoven desechó eso desde el primer momento. Su música es a menudo furiosa, rítmicamente agresiva, intensamente seria, es la música de un hombre que se sabe sui generis y está impaciente por demostrarlo. Su misma clave, Fa menor, es una de las más oscuras del espectro tonal, llena de aprensión.

“Practicamente todas esas primeras obras para piano están inmaculadamente equilibradas, de principio a fin, registro a registro. (…) El sentido de Beethoven de la estructura, la fantasía, la variedad, la continuidad temática, la propulsión armónica y la disciplina contrapuntística estan absoluta y milagrosamente ajustadas.” Glenn Gould, 1980

Es imposible hablar de la música de Beethoven sin hablar del espíritu de Beethoven, de su vigorosa fuerza para forjarse y ser reconocido como un hombre aparte. Citando a otro alemán revolucionario [Lutero], en toda su música estaba diciendo al mundo: Hier stehe ich. Ich kann nicht anders. [Aquí estoy. No puedo hacer otra cosa]

Haydn y Mozart fueron compositores de la corte. Fueron empleados por grandes familias, a menudo reales, para producir música a demanda. Beethoven estaba decidido a salirse de eso desde el principio. Ningún músico en la historia se había atrevido a decir con tanta franqueza que su genio trascendía el estatus social, colocándolo en virtud y valor tan por encima de sus patrocinadores aristocráticos en como para hacer que la idea de que los sirviera no sólo resultara risible sino grotesca. En lo que a Beethoven se refería, ellos eran los sirvientes de su genio. Su dinero e influencia solo eran buenos en la medida en que le permitían vivir como necesitaba para expresarse.

A menudo me ha parecido que esto se siente mejor en los ritmos de la música de Beethoven. Son, en comparación con sus predecesores, impactantes. Por primera vez en la historia de la música, el ritmo asume la misma importancia que la melodía y la armonía. Piénsese en el Finale de la Séptima Sinfonía, donde Beethoven inventa la música disco,

o el final de su última sonata para piano, la No. 32 en Do menor, donde no solo inventa el boogie woogie

sino que lleva la música a la estratosfera, con las manos en los mismos límites del teclado, buscando lo divino.

Es su espíritu indomable expresado en los ritmos de la naturaleza, no en la delicada vidriería finamente entretejida como ocurre con gran parte de Mozart.

Las innovaciones de Beethoven influyeron en el desarrollo de la música de forma tan fundamental que no es exagerado decir que todo lo de después habría sido imposible sin él. Brahms, Wagner, Bruckner, Stravinsky, Schoenberg, incluso Boulez y los modernistas: ninguno podría haber existido sin que Beethoven hubiera hecho añicos el statu quo y colocado al artista en un pedestal por encima de los meros hombres.

Sencillamente, fue un genio con Leonardo y Shakespeare. El mundo que conocemos sería inconcebible sin él.

David Oldroyd-Bolt. The Oldie

 

Y tal como argumentan su elección para la isla desierta en la web de un instituto de formación preuniversitaria de Londres:

«Su música es menos ingeniosa intelectualmente (o al menos matemáticamente) que la de Bach y menos perfecta musicalmente que la de Mozart, pero ante la perspectiva de pasarse años con la única compañía de un gramófono, hay que optar por música que conmueve el alma y está llena de pasión, que puede trasladarte de una tierra de palmeras y arena hasta a la campiña de Austria y la luz de la luna del lago de Lucerna.»

 

® Hace diez años: El genio de Beethoven

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Por qué Beethoven es tan especial? ®

  1. josepoliv dijo:

    Magnífico resumen del más revolucionario genio de la música.

    • José Luis dijo:

      Un poco de aquí y de allá. Lo que me parece más interesante es que la argumentación del articulista se base en una sonata de la primera época, en el ritmo de la séptima y en las innovaciones de la última sonata.

      • josepoliv dijo:

        Son tres muestras de los llamados tres ciclos beethovenianos: clásico, romántico/heroico e introspectivo. Esta definición estilística es un tanto esquemática (forzada) aunque sirve para fines didácticos. Beethoven es el ejemplo supremo de artista que cada paso que daba era para crear algo nuevo. Su evolución fue constante, nunca conformándose con lo anterior creado. La progresión musical entre su primera sonata y la última es una muestra fiel de su carácter, personalidad y destino. Un genio con la primera. Un gigante con la última.

        • José Luis dijo:

          Los limites son borrosos, pero las épocas son evidentes. Y es verdad, ha escogido una muestra de cada época. Otra cosa es que, sin saber nada, todos sentimos que Beethoven juega en otra división, que no cansa ni nos cansará nunca. En ese sentido, la pregunta queda sin respuesta, como el motivo por el que la música en general puede tener tanto poder.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s