Estrenos en Agosto: Hoy hace 193 años (11/8/1829) en el Theater am Kärntnertor de Viena, Variaciones sobre «Là ci darem la mano» (Chopin)

“Todo el mundo aplaudió tan fuerte después de cada variación, que apenas podía escuchar el tutti orquestal”, escribió Chopín a sus padres tras el triunfal estreno. De modo que, al joven Chopin de 17 años que presentó desde el piano su op. Nº 2 sobre el aria de Don Giovanni de Mozart, todavía le interesaba la orquesta. Aunque solo fuera cómo comparsa. Algo más tarde, también Schumann aplaudió estas variaciones: «Me quito el sombrero, señores, un genio». Pero Chopin no le hizo ni caso.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Estrenos en Agosto: Hoy hace 193 años (11/8/1829) en el Theater am Kärntnertor de Viena, Variaciones sobre «Là ci darem la mano» (Chopin)

  1. josepoliv dijo:

    «….no le hizo ni caso…»

    Es que bastante tosco sí fue Chopin para con sus colegas. Ni Mendelsshon, ni Listz, ni Schumann gozaron de su recóndita «simpatía». La dedicatoria a Schumann de su segunda Balada (1839) suena a compromiso algo forzado. Y es que Schumann ya había dedicado a Chopin (y de manera sincera) su extraordinaria Kreisleriana, Op.16 (1838), obra para piano capital (de ayer y de hoy), y de la que Chopin, al recibirla, elogió su…portada. Y en 1835 lo había homenajeado con la pieza n.12 de su famosísimo Carnaval, Op.9. Es sabido que tanto Schumann como Mendelsshon reconocían el talento de sus colegas y los apreciaban no solo como colegas. No fue el caso de Chopin.

    Las apariciones en concierto de Chopin fueron escasísimas pero deslumbrantes. Prefería los salones burgueses de la alta sociedad parisina que le daban buenos réditos. De ahí su poca propensión al contacto social. Él mismo aborrecía a la sociedad de salón que iba extasiada a escucharlo. Algo maniático y clasista lo era. Fruto de la necesidad de «epater» en sus conciertos de presentación en París fueron sus obras concertantes para piano y poco más (el resto todo obra para piano solo). Una de ellas la impagable obra que nos muestras. De gran virtuosismo y bellísima. Todo un homenaje a uno de los dos músicos que más admiraba: Mozart. El otro era Bach.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s