♬ Feliz cumpleaños ♬ ®

Han sido muchas las obras que los músicos han compuesto para celebrar cumpleaños. Cumpleaños de reyes, y no sólo de los antiguos, caso de Britten y su  A Birthday Hansel, un último ciclo de canciones que preparó para el  75 aniversario de la Reina Isabel. De patrones, a menudo nobles, como el príncipe Leopoldo que al cumplir los 28 recibió de Bach el regalo de la Cantata Durchlauchtster Leopold, (Serenísimo Leopoldo)  BWV 173a. De allegados y gente querida por el compositor que les agasajaba así en su cumpleaños,  Brahms a Clara Schumann con la Serenata nº 2, Wagner a su esposa Cosima con el Idilio de Sigfrido, Richard Strauss a su padre con el Concierto para trompa nº1 (aunque no  llegó a tiempo), Fauré a la hija menor de su amante con la Suite Dolly, una colección de piezas para piano a cuatro manos  (posteriormente arreglada para orquesta) destinada a celebrar los cumpleaños de la niña y otras ocasiones familiares y Shostakovich  a su propio hijo, Maxim con el Concierto para piano nº2  (el de su sublime y sorprendentemente romántico Andante), escrito para el día en que cumplía 19 años y se examinaba con esa obra para acceder al Conservatorio de Moscú.  Y para todos, el Happy Birthday que una maestra de Kentucky llamada Mildred J Hill inventó para cantar con sus niños en 1893 (aunque inicialmente la letra de su hermana Patty no fuera para desear un Feliz cumpleaños sino para dar los Buenos días a todos), incorporada a la gran música en las Happy Birthday Variations con que el violinista Peter Heidrich recorría ingeniosamente la historia de la música a finales del pasado siglo XX.

Sin embargo, falta la mayor. Porque si en esta categoría hay una obra emblemática y con un título tan explícito como para ser la primera en ser recordada, es la Oda para el cumpleaños de la reina Anna, una cantata profana compuesta por Händel al poco de instalarse en Inglaterra, que celebraba también el tratado de Utrecht con el que se cerró la guerra de sucesión española. Se trata de una pieza magnífica, aunque el oyente actual que no la conozca puede verse sorprendido por su primer número, “Eterna fuente de luz divina”, con un dúo de contratenor y trompeta absolutamente sobrenatural,

pero que remite a un barroco más antiguo, porque, de hecho, Händel se inspiró en el Te Deum and Jubilate en Re de Purcell, por cierto, marchosamente handeliano:

Pero enseguida, aprovechando el contenido bucólico del texto, aparece el Händel festivo más característico, incluido ya hasta algo del Händel del Mesías, y el conjunto resulta en una joya que merecería mucha mayor difusión de la que tiene. Atención especial al sublime dueto de alto y soprano en  Kind Health descends on downy wings (un anticipo del Son nata a lagrimar, con un oboe que Morricone debió conocer) y al estribillo The day that gave great Anna birth con que el coro glorifica siete veces el día del nacimiento de la reina que trajo la paz, especialmente al que cierra la segunda estrofa, Let all the winged race with joy. Aunque el siguiente tampoco es manco, y, en realidad, en esta interpretación de la European Union Baroque Orchestra dirigida desde el clave por Lars Ulrik Mortensen no hay un segundo de desperdicio.

00:00 Eternal source of light divine
With double warmth thy beams display
And with distinguish’d glory shine
To add a lustre to this day.
03:50 The day that gave great Anna birth
Who fix’d a lasting peace on earth.
06:30 Let all the winged race with joy
Their wonted homage sweetly pay
Whilst towr’ing in the azure sky
They celebrate this happy day.
The day…
09:03 Let flocks and herds their fear forget
Lions and wolves refuse their prey
And all in friendly consort meet
Made glad by this propitious day.
The day…
11:29 Let rolling streams their gladness show
With gentle murmurs whilst they play
And in their wild meanders flow
Rejoicing in this blessed day.
The day…
14:00 Kind Health descends on downy wings
Angels conduct her on the way.
T’our glorious Queen new life she brings
And swells our joys upon this day.
19:00 The day…
2o:55 Let envy then conceal her head
And blasted faction glide away.
No more her hissing tongues we’ll dread
Secure in this auspicious day.
The day...
23:00 United nations shall combine
To distant climes their sound convey
That Anna’s actions are divine
And this the most important day!
The day…

 

No se sabe a ciencia cierta si la reina, según el Duque de Manchester «demasiado indiferente y demasiado ocupada para escuchar su propia orquesta”, asistió al estreno y ni siquiera si disfrutó jamás esta preciosidad, una duda que no la deja en demasiado buen lugar y que los ingleses tratan de neutralizar añadiendo siempre que, la escuchase o no, su majestad otorgó a Händel una pensión vitalicia de 200 libras anuales; que tampoco sería tanto hoy si la música fuese una propiedad susceptible de ser subastada como los cuadros. En cualquier caso, además de la cosa crematística, gloria a Händel por los siglos de los siglos, amén.

 

® Hace diez años: Más variaciones del Cumpleaños feliz y más juegos con Gidon Kremer

Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ♬ Feliz cumpleaños ♬ ®

  1. josepoliv dijo:

    Entre el post de hoy y el de hace diez años lo que da de sí un «cumpleaños feliz». Fastuoso!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s