Chopin en el Diario de Delacroix (5)

1849

Sin fecha.

Clésinger, al que he encontrado en la calle, me ha enviado a su mujer para que me llevase a ver su estatua para la tumba de Chopin. En contra de mis expectativas, he quedado bastante satisfecho. Me parece que yo habría hecho algo así. Por contra, el busto no está bien. Otros bustos de hombres que he visto allí tampoco me han gustado. Solange me ha dicho que estaba tratando de cambiar de estilo.

1850

13 de Febrero.

A eso de las tres he visto a la princesa Marcellini; me ha sorprendido mucho que me haya tocado Chopin. Nada trivial, composición perfecta. ¿Qué podría encontrarse más completo? Se parece más a Mozart que a nadie. Tiene, como él, esos motivos que aparecen como por sí solos, como si se los hubiese encontrado.

Ballade No. 4, Op. 52 in F minor (1842)
Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Piano, Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Chopin en el Diario de Delacroix (5)

  1. josepoliv dijo:

    Como con los nocturnos, mazurkas y valses es muy recomendable escuchar otras composiciones de Chopin como scherzos (4), impromtus (4), polonesas y baladas (4) en dosis razonablemente moderadas. Escuchar a Chopin en plan «integral» sí es muy adecuado hacerlo en sus 24 preludios y en sus estudios op.10 (12) y op.25 (12). Lo dicho tiene su relación con lo experimentado por mí con sus 4 baladas (y no digamos con sus nocturnos!). Alguien puede pensar que las mazurkas o nocturnos son muchísimo más numerosos que las baladas, que son 4, pero es que éstas son, una a una, muchísimo más densas y extensas. ¿Qué me ocurría cuando escuchaba las 4 baladas de un tirón? Que la cuarta, a la maravillosa cuarta del post llegaba exhausto de color, timbre y estilo de Chopin y no apreciaba su enorme belleza en toda su dimensión. Por el contrario, escuchada aislada es sin duda, ahora, para mi, la más bella de las 4 (que todas lo son, que conste!). Y es que siempre es saludable llegar a un estadio en que no solo se trata de escuchar la música que gusta, sino escucharla en las más óptimas condiciones. Parece una sentencia muy lógica y evidente. Pero de tanto serlo no la respetamos como deberíamos.
    P.S.: Enorme Kissin!

    • José Luis dijo:

      Pues una obviedad que no siempre se tiene en cuenta, aunque quizás era más aplicable a nuestros años mozos, cuando te ponías el LP y, hala, vuelta y vuelta. Me parece que hoy, en vez de escucharse de más se escucha de menos, seleccionando pistas en el CD o directos a hacer clic sobre la que nos gusta más…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s