Handel – Lo mejor, para Carolina ®

El Händel más inmediatamente reconocible y popular es sin duda el Händel festivo y trompetero, el de las partes felices de su producción operística e instrumental, el de los cumpleaños y las coronaciones. Pero también hay un Händel grave y triste, y en ese terreno, además de arias y movimientos lentos memorables, destaca una obra mucho menos conocida de lo que merece: el Himno fúnebre de la Reina Carolina, “The ways of Zion do Mourn,” («Los caminos de Sión están de duelo») HWV 264, nada menos que lo  mejor de toda la producción de Händel según su primer biógrafo, Charles Burney.

Seguir leyendo

Publicado en Barroco, Clásica, Música | Etiquetado | Deja un comentario

¡Y qué bien se lo pasan!

Publicado en Barroco, World Music | Etiquetado | 2 comentarios

Las tres grandes Luisas de la lírica (y una que no canta, de propina de las buenas) ®

Tres indiscutibles Luisas tiene la lírica. La primera, en orden cronológico inverso y empezando así reivindicando la zarzuela, es Luisa Fernanda (1932), cuánto tiempo sin verte, caballero del alto plumero. Y de ella, hay que quedarse con el precioso dúo final, Cállate corazón, con aquel “subir, subir y luego caer” con que Javier empieza a pedir tímidamente perdón a la enamorada abandonada de la obra maestra de Federico Moreno Torroba.

Seguir leyendo

Publicado en Opera | Etiquetado , , , | 2 comentarios

300 favoritas (26) – De Latinoamérica, Márquez y Piazzola

No está Villa-Lobos, pero tampoco Ginastera, ni Chavez, ni Revueltas ni ningún otro hispano: Márquez y Piazzolla, Méjico y Argentina, únicos representantes de Latinoamérica en la lista de los 300 preferidos de CLASSICfM. Y lo elegido, muy relacionado con la música popular autóctona, empezando por la segunda de las dos piezas de Arturo Márquez, una conga.

Seguir leyendo

Publicado en Contemporánea, Popular, Tango | Etiquetado , | Deja un comentario

Óperas basadas en novelas: 1. Lucia di Lammermoor ®

Lucía de Lammermoor           (Donizetti, 1835) The Bride of Lammermoor          (Walter Scott, 1819)

Colinas Lammermuir de Escocia, siglo XVII. Lucia Ashton es una joven emocionalmente frágil que se ve atrapada en la enemistad entre su propia familia y la de los Ravenswood, a la que pertenece el hombre al que ama, Edgardo. Obligada a casarse con Arturo, elegido por su hermano Enrico, el mismo día de la boda enloquece y lo asesina, falleciendo luego ella, y también Edgardo, que se suicida al enterarse de lo sucedido.

Seguir leyendo

Publicado en Literatura, Opera | Etiquetado , | 2 comentarios

Glosario de terminología musical: H

  • hemioliahemiola (inglés, griego): supone la imposición de un patrón rítmico o de articulación distinto al que implica la indicación de compás; en concreto, en un compás ternario como el 3/4, se impone un patrón binario como si el compás fuera, por ejemplo un 2/4. Ver síncopa.

Efectivamente: De síncope. Por aquí tratan de explicarlo, pero un ejemplo vale más que cien palabras, sobre todo si es tan brillante como la famosa Hornpipe de la Música acuática de Handel. Aunque sigamos igual.

Seguir leyendo

Publicado en Terminología musical | Deja un comentario

Lo que se perdió Napoleón III ®

Sire:

Acabo de finalizar una gran ópera, de la que he compuesto el libreto y la música. A pesar de la profusión de medios que requiere, los recursos de que disponemos en París pueden bastar para representarla. Permítame, Sire, que os lea el poema y que consiguientemente solicite vuestra alta protección para la obra, si esta tiene la fortuna de merecerla. El teatro de la Opera se encuentra gestionado en la actualidad por uno de mis viejos amigos, quien profesa una  extraña opinión sobre mi estilo musical, un estilo que jamás ha comprendido y que no sabe apreciar. Los dos directores musicales a sus órdenes son enemigos míos. Guardadme, Sire, de mi amigo y, en lo que se refiere a mis enemigos, como dice el proverbio, ya me guardaré yo solo. Si Vuestra Majestad, tras haber escuchado el poema, no lo juzga digno de la representación, aceptaré su decisión con un respeto sincero y absoluto; pero no puedo someter mi obra a la apreciación de gentes cuyo criterio se encuentra oscurecido por prejuicios y desconfianza, y cuya opinión, por tanto, carece para mí de cualquier valor. Tomarían el pretexto de la insuficiencia del poema para rechazar la música. En algún momento estuve tentado de leer el libreto de Les Troyens a Vuestra Majestad, durante alguno de los momentos de ocio que le permitiese su estancia e en Plombieres, pero la partitura no estaba aún finalizada y temía que, si el resultado de la lectura no fuese favorable, podría sufrir un desaliento que me impidiese acabarla. Pero yo deseaba verdaderamente escribir esta gran partitura. Quería completarla con un afán constante y con el mayor esmero. Que vengan ahora el desaliento y la decepción. Nada puede evitar que la obra ya exista. Es grande y poderosa y, a pesar de la aparente complejidad de medios, es muy sencilla. Desgraciadamente, no es vulgar, un defecto que Vuestra Majestad sabe disculpar. También el público parisino empieza a comprender que la producción de juguetes sonoros no es el objetivo más elevado del arte. Permitidme, pues, Sire, expresarme como uno de los personajes de la epopeya antigua de la que tomé el argumento tema: Arma citi properate viro![“Rápido, dad a ese hombre sus armas”; La Eneida] Y creo que conquistaré el Lacio.

Soy, con el más profundo respeto y total lealtad, Sire, el más humilde y obediente servidor de Vuestra Majestad,

Héctor Berlioz,
Miembro del Instituto.
París, 28 de marzo de 1858

Pues bien, no. No tomé el Lacio. Las gentes de la Ópera se cuidaron bien de no properare arma viro y el emperador jamás leyó esta carta. El señor de Morny me disuadió de enviársela. “El emperador”, me dijo, “la encontraría poco conveniente”. Cuando Les Troyens fueron finalmente representados, mal que bien, Su Majestad no se dignó ir a verlos.

Memorias. Hector Berlioz (trad. Enrique García Revilla) 

Seguir leyendo

Publicado en Clásica, Música, Opera | Etiquetado | 2 comentarios

Umbralías (12)

Las bandas de música son como copiar a Botticelli con brocha o tocar a Mozart con un candado.

Seguir leyendo

Publicado en Literatura, Música | Etiquetado , | 2 comentarios

El pastor y el guisante

Estáis en un bar con el cura del pueblo. Lleva un impresionante manojo de llaves, de los portones de la iglesia, y mientras habla con vosotros y bebe su cerveza, las deja sobre una de las banquetas que hay junto al mostrador. Entra un hombre y se sienta distraído en esa banqueta, sobre las llaves. Permanece varios minutos inmóvil, paga su consumición y se va del bar. El hombre es un pastor y, cuando a su marcha se comenta lo increíble del suceso (que haya podido sentarse sobre varias llaves voluminosas sin reparar en ellas), el cura ofrece una explicación plausible. Está acostumbrado a pasarse el día en el campo, y a sentarse y a dormir sobre terrenos irregulares, llenos de piedras y palos. Tan parecido a la princesa del guisante, sólo pendiente de lo esencial.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

 

Publicado en Literatura | Etiquetado | Deja un comentario

La carta de Mendelssohn a Souchay

En 1842, un primo lejano de la mujer de Mendelssohn llamado Marc-André Souchay, que más adelante sería empresario, profesor de piano y crítico musical, se atrevió a sus dieciocho añitos a  sugerirle al compositor algunos títulos para sus “Canciones sin palabras”:

«Creo que no sería incorrecto decir que algunos significados de las canciones podrían quizás ser los siguientes: Vol I: n.º 1, resignación; n.º 2, melancolía; n.º 3, escena de una montería; n.º4,  alabanza a la bondad de Dios; n.º 6, canción de gondolero veneciano»

Esta fue la respuesta de Mendelssohn en la famosa carta:

Seguir leyendo

Publicado en Música | Etiquetado | 4 comentarios

El canto de las sirenas (LXXII) – La música como la más clara expresión del sentimiento

…la expresión del sentimiento, (…) es la clave estética que explica el recurso emocional de  Mendelssohn a una música directa, con grandes capacidades comunicativas y expresivas. Esa era la pretensión y el propósito del compositor. Solo que después de 1848 esas premisas estéticas se fueron desconociendo. Y el sentimiento que esa música quiere suscitar se concibió como sentimentalismo convencional, blando y azucarado, en peligrosa vecindad con el kitsch musical.

Seguir leyendo

Publicado en El canto de las sirenas, Romanticismo | Etiquetado | 4 comentarios

EBNDCD – Bach, tres (o cuatro) ochos ®

Seis conciertos de Brandenburgo, seis suites para cello, seis suites inglesas, otras tantas francesas, seis partitas para clave, seis composiciones para violín solo… el seis es el número más frecuentemente alcanzado en las colecciones de Bach y raras veces es superado; al ocho, concretamente, se llega muy pocas veces, pero las piezas que lo llevan son memorables. A saber:

Seguir leyendo

Publicado en Barroco, Música | Etiquetado | 2 comentarios

Chopin en el Diario de Delacroix (5)

1849

Sin fecha.

Clésinger, al que he encontrado en la calle, me ha enviado a su mujer para que me llevase a ver su estatua para la tumba de Chopin. En contra de mis expectativas, he quedado bastante satisfecho. Me parece que yo habría hecho algo así. Por contra, el busto no está bien. Otros bustos de hombres que he visto allí tampoco me han gustado. Solange me ha dicho que estaba tratando de cambiar de estilo.

1850

13 de Febrero.

A eso de las tres he visto a la princesa Marcellini; me ha sorprendido mucho que me haya tocado Chopin. Nada trivial, composición perfecta. ¿Qué podría encontrarse más completo? Se parece más a Mozart que a nadie. Tiene, como él, esos motivos que aparecen como por sí solos, como si se los hubiese encontrado.

Ballade No. 4, Op. 52 in F minor (1842)
Publicado en Piano, Romanticismo | Etiquetado , | 2 comentarios

Título

Publicado en Pintura | 2 comentarios