Toda la música es mía

Entre los turbios recuerdos de adolescencia siempre hay uno anclado en el fondo de mi memoria. Una aburrida reunión de gente joven tutelada por un cura menos joven. Entonces casi siempre había un cura cerca, luego los he mantenido siempre lejos… En aquel recuerdo casi nadie se conoce, se mira con recelo, comienzan conversaciones apresuradas que acaban al empezar, asfixiadas por la inseguridad. Fuera llueve. El cura busca entre sus recursos para impedir el bloqueo de las almas y comienza a oírse una música por encima de los murmullos, que se apagan de inmediato. Ya no recuerdo más. Tan sólo la sensación de haber dejado el lugar. De haber sido transportado muy lejos, como arrastrado por el viento. Cuando me encontré de nuevo en aquella sala ya no era el mismo porque tenía la música en mí y nunca más me dejaría indiferente. En justicia, al menos eso debo agradecerle y no es poco.
Seguir leyendo

Publicado en Música | 4 comentarios

Migas de Proust (47)

El sátiro en el Bois de Boulogne (Felix Vallotton 1904)

 …ya antes de llegar al paseo de las Acacias, se me aceleraba el latir del corazón: porque de las acacias irradiaba un perfume delator, ya a distancia, de una blanda individualidad vegetal, cercana y extraña; porque luego, al acercarme, veía ya lo más alto de su travieso y ligero follaje, de esas hojas fácilmente elegantes, de corte coquetón y tejido fino, donde fueron a posarse centenares de flores como colonias aladas y vibrátiles de parásitos preciosos, y porque tenían un nombre femenino, ocioso y suave; y el deseo que así me aceleraba el latir del corazón era un deseo mundano, como esos valses que sólo nos evocan los nombres de hermosas invitadas que va anunciando el criado a la entrada del salón de baile.

Seguir leyendo

Publicado en Literatura | Etiquetado | 4 comentarios

Wunderlicht Im Underschönen Monat Mai, una maravillosa luz en el maravillosamente hermoso mes de Mayo ®

Schumann: Dichterliebe, Op. 48. Im wunderschönen Monat Mai · Fritz Wunderlich · Hubert Giesen
Im wunderschönen Monat Mai,
Als alle Knospen sprangen,
Da ist in meinem Herzen
Die Liebe aufgegangen.

Im wunderschönen Monat Mai,
Als alle Vögel sangen,
Da hab' ich ihr gestanden
Mein Sehnen und Verlangen.
En el maravilloso mes de mayo,
cuando todos los capullos se abrían,
fue entonces cuando en mi corazón
nació el amor. 

En el maravilloso mes de mayo,
cuando todas las aves cantaban, 
yo le confesé a ella
mis anhelos y deseos.

Seguir leyendo

Publicado en Canción, Romanticismo | Etiquetado , , , | 4 comentarios

La náusea nuestra de cada día

Llevan mucho tiempo mintiéndonos, sabiendo que sabíamos que nos mentían, para que nos fuéramos acostumbrando. Y ya lo han conseguido. La justicia es venganza y lo suyo es la concordia, suma y sigue, que mañana habrá más. Pero lo que no ceden son las náuseas. Ayer anuncian cinco muertos a consecuencia de la vacuna que, en contra del consejo de todos los profesionales, no quieren que nos pongamos. El sobresalto es mayúsculo,  porque, sin letra pequeña, parece que esas muertes sean de ayer a hoy, acontecidas entre los que han optado por hacer caso de los expertos, atreviéndose incluso a firmar un amenazador consentimiento “informado”. Y aunque la duda asoma  inmediatamente, ni siquiera conociéndoles puede nadie acabar de creerse que eso se refiera en realidad al total de fallecimientos desde que se está vacunando, el uno por millón conocido y aceptado. Pero así es.  Y a la incredulidad y la tristeza que produce ver cómo unos gobernantes se permiten desoír las recomendaciones de la ciencia (no se sabe si  por no asumir un titular de prensa, por no desdecirse de su primera intención o por razones tan vergonzosas que no se atreven a explicar), se añade la náusea. Gobiernan contra el pueblo, contra cualquiera que les contradiga o les alce la voz. Y los nauseabundos no son ni uno ni dos, sino todos los compañeros de viaje que no se han bajado ya de ese maldito tren.

Publicado en Sociedad | 8 comentarios

Luz eterna ®

Entrar mal y reirse. Y reirse de la risa al encontrar la mirada de Abbado cuando vuelve a intentarlo. “Pues no me mires”, le dice el maestro. Y Caballé no le mira y reemprenden el ensayo de esa Lux eterna que sigue iluminándonos, aunque ambos nos hayan dejado ya.

Seguir leyendo

Publicado en Sacra | Etiquetado , , | 2 comentarios

La locura de Orwell ®

—¿Recuerdas, continuó, haber escrito en tu diario: “Libertad es la libertad de decir que dos y dos son cuatro”?

—Sí— contestó Winston.

O’Brien levantó su mano izquierda con el dorso hacia Winston, con el pulgar oculto en la palma y los otros cuatro dedos levantados.

—¿Cuántos dedos ves, Winston?

—Cuatro.

—¿Y si el Partido dijera que son cinco y no cuatro? ¿Cuántos verías?

—Cuatro.

La palabra terminó con un jadeo de dolor. La aguja había subido a cincuenta y cinco. (…)

—¿Cuántos dedos, Winston?

—¡Cuatro! ¡Para eso, para eso! ¡No sigas, es inútil!

—¿Cuántos dedos, Winston?

—¡Cinco! ¡Cinco! ¡Cinco!

—No Winston, así no vale. Estás mintiendo. Sigues creyendo que son cuatro. ¿Cuántos dedos, por favor?

—¡¡Cuatro!! ¡¡Cinco!! ¡¡Cuatro!! ¡Lo que quieras, pero basta! ¡¡Para ese dolor!!

De repente estaba sentado y con el brazo de O’Brien sobre sus hombros. Quizá había perdido el conocimiento algunos segundos. Se habían aflojado las ligaduras que sujetaban su cuerpo. Sentía mucho frío, temblaba como un azogado, le castañeteaban los dientes y las lágrimas corrían por sus mejillas. Durante unos instantes se colgó de O’Brien como un niño, curiosamente reconfortado por el macizo brazo sobre sus hombros. Tenía la sensación de que O’Brien era su protector, de que el dolor venía de fuera, de otra fuente, y que O’Brien lo protegería.

—Tardas mucho en aprender, Winston— dijo O’Brien con amabilidad.

—¿Cómo puedo evitarlo?— lloriqueó Winston —. ¿Cómo puedo evitar ver lo que tengo frente a los ojos? Dos y dos son cuatro.

—Algunas veces, Winston. Pero otras veces son cinco. Y otras, tres. En ocasiones son cuatro, cinco y tres a la vez. Tienes que esforzarte más. No es fácil recobrar la cordura.

George Orwell. 1984.

______________________________________________________________ Seguir leyendo

Publicado en Pensamiento, Sociedad | Etiquetado | 4 comentarios

El canto de las sirenas (LVII) – El triunfo del esquema “sexual” de Beethoven

Algo trascendental se consiguió a través del novum que constituye el allegro de la Heroica. En esa ruptura (…) surge lo sublime como tal, que ≪place en razón de la resistencia que vence≫ (Immanuel Kant, Crítica de la capacidad de juzgar), y no, como la escueta belleza, ≪por ella misma≫, por su propio y congénito don. Ludwig van Beethoven concibe y plasma algo que no está presente ni en Joseph Haydn ni en Wolfgang Amadeus Mozart: un clasicismo de lo sublime que se alcanza cuando se consigue apaciguar la Voluntad, o el Yo, frente a la descomunal resistencia que se le opone. Se genera de este modo un escenario de antagonismo, y de nuclear contradicción, acorde con la contemporánea filosofía idealista: J. G. Fichte, y sobre todo G. W. F. Hegel.

Seguir leyendo

Publicado en El canto de las sirenas | Etiquetado | 2 comentarios

Adios Nonino, por unanimidad ®

Astor, Nonino y Nonina en Estados Unidos

Astor, Nonino y Nonina en Estados Unidos

Vicente Piazzolla -Nonino- murió el 13 de octubre de 1959, a las 12.30, en su casa de Mar del Plata, en forma prematura, repentina y serena. Su esposa, Asunta, le leía una carta: noticias de Astor, Dedé y los nietos. Alzó la vista y Vicente no respiraba. Astor Piazzolla compuso Adiós Nonino en memoria de su padre, algunos días después de recibir esta noticia. La obra está considerada como su cima creativa. Pero, además, fue en la trayectoria del músico como la luz al final del túnel: marcó el retorno de la enajenante experiencia en Nueva York. Piazzolla había llegado a Nueva York en 1958, con su esposa y sus hijos adolescentes -Diana y Daniel-, repitiendo la aventura que siendo un niño había emprendido con sus padres, Nonino y Nonina. Volvía a la ciudad donde había pasado su infancia, y donde Nonino le había comprado el primer bandoneón. Ahora, decidido a conquistarla. Pero no resultó. El Quinteto J-T (Jazz-Tango), que él describió como un híbrido, y las temporadas tocando El choclo o La cumparsita en cabarets fueron las únicas alternativas. En Astor -el libro biográfico que escribió su hija, Diana- cuenta: Me sentía deprimido, triste, añoraba volver a mi país. La música que salía del bandoneón, mi aspecto cuando tenía que aparecer en el escenario con un pañuelito blanco, al estilo compadrito, y tocando El choclo… eso no era yo. Lo único que quería era volver a Buenos Aires, escuchar a Pugliese, tomar café con mis amigos. Fueron años de pesadilla, a lo que se sumó una noticia que me derrumbó definitivamente: la muerte de Nonino, mi padre. Piazzolla recibió la noticia en Puerto Rico, adonde había llegado desde Nueva York, para trabajar en el Club Flamboyan. Logró reaccionar sólo algunos días después, la tarde en que volvía a Nueva York: En el trayecto del aeropuerto a casa miraba los barrios por los que íbamos pasando, los subterráneos, la calle Cuarenta y Dos, la calle Once, el Central Park. Todos los recuerdos se me vinieron de golpe a la cabeza y en todos estaba mi padre. Cuando entré en mi departamento de la calle Noventa y Dos, me senté en un sillón y me quedé un rato así, como en el aire… Ese día, en cuarenta y cinco minutos, según solía recordar, compuso Adiós Nonino -que tiene antecedente en su Nonino, de 1955-.

Seguir leyendo

Publicado en Música, Tango | Etiquetado | Deja un comentario

EBNDCD – Dedicatoria de Jean Sebastien al Marqués

A Su Alteza Real
Monseñor
Cristiano Luis
Margrave de Brandenburgo & c. & c. & c..

Monseñor

Como tuve hace unos años el honor de ser escuchado por Vuestra Alteza Real, en virtud de sus órdenes, y como observé entonces que os complacíais con los insignificantes talentos con que el Cielo me ha dotado para la música, y como al despedirse Vuestra Alteza Real tuvisteis a bien honrarme con el encargo de enviaros algunas piezas de mi composición, me he tomado entonces la libertad, acatando vuestras muy graciosas órdenes, de cumplir con mis humildísimos deberes hacia Vuestra Alteza Real con los presentes conciertos, que he adaptado a varios instrumentos; rogando muy humildemente no juzguéis su imperfección con el rigor del fino y delicado gusto que todo el mundo sabe tenéis para las obras musicales, sino más bien deducir con benigna consideración, el profundo respeto y la humildísima obediencia que trato de testimoniaros. Por lo demás, Monseñor, suplico humildemente a Vuestra Alteza Real que tengáis la bondad de continuar con vuestros reales favores hacia mí, en la seguridad de que nada me es más grato que encontrar la ocasión de ser digno de ser vuestro servidor, yo, que soy con incomparable celo

                                      Monseñor
                                                          De Vuestra Alteza real
                                                                                                 El más obediente y humilde servidor
                                                                                                                              Jean Sebastien Bach.
Coethen, d. 24 mar. 1721

Seguir leyendo

Publicado en Barroco | Etiquetado | 6 comentarios

Los plagios de John Williams (12) – El ejemplar caso de Muerte y Transfiguración ®

Hay que empezar recordando brevemente el poema sinfónico de Richard Strauss

aunque la mitica grabacion de Karajan y la Filarmónica de Berlin de 1982 puede hacer muy apetitosa la audición completa:

Seguir leyendo

Publicado en Bandas Sonoras, Clásica, Música, Post-Romanticismo | Etiquetado , , | 15 comentarios

Muerte y Transfiguración: Un poema que tampoco necesita argumento

Tod_und_VerklaerungHay poemas sinfónicos en los que la música dibuja lo que explica el texto, como Till Eulenspiegel, y poemas sinfónicos en los que la música explica lo que las palabras no pueden explicar, como Muerte y Transfiguración. Unos y otros pueden ser, y los ejemplos propuestos lo son, igualmente geniales, pero dónde la música llega a su terreno más propio y exclusivo es en los últimos, en los que el argumento es más abstracto y la música debe atender más a las emociones que a los hechos narrados.

Seguir leyendo

Publicado en Clásica, Música, Post-Romanticismo | Etiquetado | 3 comentarios

¿Qué tienen en común? (2) ®

Seguir leyendo

Publicado en Varios | Deja un comentario

Las formas musicales

Veamos. Una composición musical es a veces un conjunto organizado de ideas musicales. Esta organización es lo que se denomina forma. No importa informar aquí qué forma adquiere la forma ni cómo se forma la forma; de todas formas se llama forma. Tiempos ha, aquellas ideas musicales se expresaban espontáneamente: cada persona tocaba o cantaba lo que le venía en gana. Era un verdadero caos, divertido pero desorganizado. Sin forma, la música era siempre igual, como un chorizo. Un chorizo caótico.

Seguir leyendo

Publicado en Cantando bajo la ducha, Humor | Etiquetado | 1 Comentario

Últimas palabras (1) ®

Familiares:
– ¿Estará muerto?
– Hay que tocarle los pies y ver si están fríos. Al morir, todos tienen los pies fríos.

Buster Keaton, el presunto muerto:
– Juana de Arco no.

______________________________________________________________

Seguir leyendo

Publicado en Opera | Etiquetado , , , | 6 comentarios