Canciones estupendas (47) – Sombras (Carlos Brito y Rosario Sansores)

Aunque a menudo se canta como un bolero, Sombras fue originalmente lo que en Hispanoamérica llaman “pasillo” por lo menudo de los pasos con que se baila esa composición musical. Originario de Colombia, el pasillo se extendió pronto  por la región asentando especialmente en Ecuador, donde adquirió la categoría de símbolo.  Y de Ecuador era Carlos Brito Benavides (1891-1943), un músico que, al poco de dejar su puesto de capitán de banda militar, dio por casualidad (en la hoja de uno de los periódicos que empapelaban una cantina o arrugada en el suelo de una calle para otros, mientras un sobrino afirma que en un libro comprado por él) con un poema de la mejicana Rosario Sansores  (1889-1972) llamado Cuando tú te hayas ido. Y, se dice que teniendo presente la reciente muerte de su madre,  le puso música componiendo en el año 1936 una estupenda canción que tituló Sombras, la palabra con que acaban todas las estrofas del poema. Veinte años después, Sombras adquirió fama mundial en la interpretación que hizo en 1965 el también ecuatoriano Julio Jaramillo y que apareció al año siguiente en una película mejicana titulada Fiebre de juventud.

Seguir leyendo

Publicado en Canciones estupendas | Etiquetado , | 10 comentarios

El canto de las sirenas (XL) – La última carta de Mozart a su padre, la belleza y la muerte

Quizá la mejor metáfora de esa concordia discors que forma el binomio de vida y obra de este gran músico lo constituye una de sus últimas piezas, el Adagio y rondó en do mayorK 617, compuesto para un mecanismo de relojería hecho de cristales.

Una pieza compuesta para el más frágil de los materiales, y escrita en el estribo de una vida a la que solo quedaba dar su definitiva despedida a través de algunos oratorios masónicos y de la Misa de Réquiem. 

Seguir leyendo

Publicado en Clasicismo, El canto de las sirenas | Etiquetado | 12 comentarios

Clasificación final del IV Concurso “¿Qué es lo que asoma”

Como era previsible, la campeona timamót ha vuelto con el cuchillo entre los dientes, decidida a no dejarse arrebatar este año el primer puesto, y casi se sale de la tabla. Enriquedeburgos ha retornado a su segundo lugar, vicicle ha retornado al podio y tras ellos, Gloria y Angels, ayudan a animar un poco la fiesta y se merecen salir en la foto. Enhorabuena por las neuronas auditivas y por el resto del aparato, cuidarlo todo bien, gracias por seguir el juego y hasta la próxima temporada.

Publicado en Concurso "¿Qué es lo que asoma?" | 7 comentarios

Desde El Magreb con amor

“Los dioses venden todas las cosas a un justo precio”, dijo un viejo poeta. Hubiera debido añadir que venden sus mejores cosas al precio más módico. Lo verdaderamente indispensable puede comprarse con poco dinero; sólo lo superfluo se vende caro. Lo verdaderamente bello nunca se vende, sino que es ofrecido como don por los dioses inmortales. Está permitido ver salir y ponerse el sol, vagar las nubes por el cielo, las selvas y los prados, el maravilloso mar, todo sin gastar un céntimo. Los pájaros cantan de balde, y podemos coger a lo largo del camino flores silvestres mientras paseamos. Nada se paga por entrar en la sala estrellada de la noche. (…) Pocos amigos, pocos libros, poquísimos, y un perro es todo cuanto necesitáis en torno de vosotros, mientras os tengáis a vosotros mismos. Pero deberíais vivir en el campo.

Axel Munthe . La historia de San Michele.

Seguir leyendo

Publicado en Sociedad | 4 comentarios

La maxixe (y 6) se nacionalizó francesa


Con distintos títulos como El polo o La sorella entre otros muchos y otros tantos pretendidos autores, la popularidad de la melodía de nuestra machicha fue enorme, llegando también a los Estados Unidos, donde en 1950 la grababan Teresa Brewer, Dean Martin y The Andrews Sisters como Choo’n gum, con la música firmada sin el menor reparo por Vic Mizzy. Pero todo pasa: En 2012, el Museo Nacional Marítimo de Londres publicaba en internet un video con la intención de que el público ayudase a identificar la melodía de la cajita de música encerrada en el interior de un cerdito de juguete superviviente del naufragio del Titanic que habían logrado restaurar: La melodía era la de La maxixe, siempre atribuida por casi todos a Charles Borel-Clerc y siempre asociada a un tango brasileño.

Seguir leyendo

Publicado en Popular | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

La maxixe (5) nació del puebo

Las canciones infantiles del barbero loco comparten la nada sorprendente condición de ser tradicionales. Así consta en la portada del disco de Alberto Closas, y así la inscriben los cubanos en su folclore. Tradicional el texto, pero ¿también la música? De hecho, la Mattchiche francesa arreglada por Borel-Clerc, aunque acabase siendo su “Celebre marcha Parisina” no negaba originarse en melodías españolas, en “los motivos populares de la célebre marcha española” según la portada  de un disco de Mayol. Y lo que podría parecer una excusa para seguir cobrando los derechos de autor que reclamaban los herederos de Estellés, quizás era y sea la verdad.

Seguir leyendo

Publicado en Popular | Etiquetado , | Deja un comentario

La maxixe (4) quería poco al barbero loco

Apareció pues el barbero con Alberto Closas en su exilio sudamericano, con una canción infantil llamada Salite de la esquina, barbero loco (“Salite” o “Salirse” como dice Closas: salte, vete), aunque éste personaje usaba tomate como fijapelo, cosas de niños muy alejadas del vaudeville de los señores conquistadores. Pero muy popular debió ser también así en Argentina para que Julio Cortazar lo citase en un manuscrito de Rayuela, cambiando la madre por su Maga en un entrecomillado finalmente excluido:

Seguir leyendo

Publicado en Popular | Etiquetado , | Deja un comentario

La maxixe (3) mantuvo activo a Don Procopio más de medio siglo

Tras triunfar en Paris, la Mattchiche volvió a su país natal con las “Aventuras de don Procopio en París”, estrenada en 1907 en el Kursaal madrileño por la cupletista Consuelo Vello,  la famosísima Fornarina, producción y textos de su amante  José Juan Cadenas con la colaboración de Álvaro Retana. Y en esta nueva letra tenemos ya el estribillo pachanguero con el buen señor conquistador que era el tal Don Procopio, quien, llevado por la fama de la Machicha y armado de un telescopio se iba al Olimpia a disfrutar de cerca de sus pistonudas coristas, y siguiendo las recomendaciones de la letra francesa, lograba repetir baile seis veces en una noche. Así la cantaba “La Fornarina”, después de presentarla ella misma como “Le” (que siempre suena más francés que “La”) machiche, relegando a Don Procopio al subtítulo y asumiendo así en cierto modo el origen francés de la pieza:

Seguir leyendo

Publicado en Popular | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

La maxixe (2) es española

La melodía citada por Gershwin en Un americano en París, efectivamente muy popular a principios de siglo en esa ciudad, proviene de un coro de la zarzuela “Los inocentes”, una “revista extravagante en un acto, en verso y prosa” astutamente estrenada el 28 de Diciembre de 1895 en el Teatro Apolo de Madrid (el mismo día en que los Lumière presentaban en París su invento), música del valenciano Ramón Estellés Adrián y letra de José López Silva e Isidro Sinesio Delgado con un glorioso “No me crió mi madre / Para casada, / Porque de solterita / No pierdo nada” convertido en el futuro (entre otras muchísimas cosas) en nuestro “Mi madre (o tu padre) no me (te) quiere / Barbero loco / Mi madre no me (te) quiere / Y (ni) tu (yo) tampoco” y sin ningún buen señor conquistador ni nada de machiches en toda la obra.

Seguir leyendo

Publicado en Popular | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La maxixe (1) no es una maxixe

Segundos después de la aparición de las bocinas de los taxis, en los trombones de Un americano en Paris queda flotando el eco de una melodía que cualquier español un poco talludito asocia inmediatamente a los versos “Mi madre no me quiere / barbero loco”, seguidos en su recuerdo por “Mi madre no me quiere / y tu tampoco” y que, no sin dudas por lo surrealista del conjunto, vienen acompañadas de otro penoso ripio: “El buen señor / es un conquistador”. Con lo que este otro buen o no tan buen señor o señora, se queda pensando en cómo habría conocido Gershwin esas notas tan zarzueleras, o si, por el contrario, lo que sonaba autóctono no habría llegado a España desde alguna revista parisina. Y, en cualquier caso, a qué pertenecen exactamente.

Seguir leyendo

Publicado en Popular | Etiquetado , , | 9 comentarios

¿Qué es lo que asoma (IV-9)

Muy difícil me parece a la primera, porque, además, el timbalero es muy suyo. Y a la segunda y a la tercera sólo se añaden ecos, a ver si, para despedir la temporada, logro hacer morder el polvo al personal hasta que aparezca ese ritmillo inconfundible…

Seguir leyendo

Publicado en Concurso "¿Qué es lo que asoma?" | 11 comentarios

Pueblo de Tesalia: Esto es lo más

Solo puedo decir que de todos los trabajos de esta clase, creo esta escena es la mejor que he compuesto en mi vida. (Carta de Mozart a Aloysia Weber)

Popoli di Tessaglia… Io non chiedo, eterni dei. Lo más bueno compuesto por Mozart, según su propio criterio, aunque, todo hay que decirlo, en “trabajos de esta clase” y a los 23 años. Y también lo más difícil, según opinión bastante generalizada: Un largo recitativo que requiere mucha agilidad, seguido por un aria no menos complicada y cargada de coloratura que, al final, tras más de diez intensos y comprometidos minutos de canto, exige repetir dos veces un Sol sobreagudo (Sol6), el punto más alto del repertorio clásico al que muy pocas sopranos pueden llegar. Lo cual explica lo poco que se programa. Pero, Dios nos libre de los amigos y también de los enamorados, Mozart estaba absolutamente prendado de Aloysia Weber, la cantante que acabaría siendo su cuñada, y aunque su capacidad vocal debía ser extraordinaria, en sus ensoñaciones, el enamorado la vería sobrenaturalmente capaz ya de todo a sus 18 añitos. Y para ella compuso esta pieza de concierto, un “aria di baule” o de inserción, en este caso de sustitución, en Alceste de Gluck. Sin embargo, el amor acabó tan súbitamente como había llegado y la dedicatoria fue aséptica: “Scena per la Signora Weber.”

Seguir leyendo

Publicado en Opera | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Clasificación final del VI Concurso “¿Qué es esto”?

La ventaja de ser pocos es que hay sitio para todos en la foto. Angels, Anneg y Gloria Aparicio lejos del podio, pero ojalá sigan participando, igual que Josep Olivé, aunque tenga que guardar cama cada día 11. Muy cerca, Enrique de Burgos,  al que tampoco le gustan nada las pistas, porque su nene guta es para la música. Y ya con medalla, allau, a pesar de haberse retirado hace ya muchos meses, y maria teresa y vicicle  empatados en el segundo puesto, siempre rondando la cumbre ocupada de forma incontestable por el duo desesperante, Lluis Emili y Timamót. Enhorabuena, mil gracias a todos, y hasta la próxima temporada, que traerá anárquicas novedades.

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?" | 8 comentarios

EBNDCD – Capriccio sopra la lontananza del fratello dilettissimo, BWV 992

Puede que el queridísimo hermano no se lo estuviese pasando tan mal, pero son los que se quedan los que siempre sufren. Vayamos escuchando su lamento en una de las extraordinarias interpretaciones de Rosalyn Türeck.

Puede que el queridísimo hermano fuera Johann Jakob, inmediato predecesor y tres años mayor que Johann Sebastian, y la ausencia, la ocasionada por su enrolamiento como oboísta en la guardia de honor del rey Carlos XII de Suecia. Pero también hay quien defiende que el “hermano” era su amigo de infancia Georg Erdmann, o hasta el mismo Bach, que se habría imaginado la añoranza causada por su propia partida de Lüneburg. En cualquier caso, la idea o la realidad del alejamiento de alguien muy querido inspira en un jovencísimo Bach una sorprendente composición para clavecín, una “obra maestra que ya  anuncia la grandeza del futuro maestro” en palabras de Albert Schweitzer, pero también la única obra en que, seguramente siguiendo el ejemplo de las Sonatas Bíblicas de Kuhnau, describe lo que su música quiere expresar, ya desde el título pero sobre todo con las palabras que acompañan cada una de las seis breves partes que forman el Capricho. Y que, más allá de sus virtudes compositivas, revela la asombrosa intensidad y madurez de las emociones que podía sentir y ser capaz de transmitir un muchacho que, a lo sumo, tenía entonces veinte años.

Seguir leyendo

Publicado en Barroco | Etiquetado | 6 comentarios