Figuerola-Ferreti

Muchos no lo habrán oído nunca, pero entre las amas de casas y los taxistas con turno de mañana, su apellido no será tan desconocido. Y bastantes recordarán que Figuerola-Ferreti era el Padre Bonete, celoso guardián de la castidad y demás esencias cristianas, y también Doña María, la gladiadora del hogar, y Braulio, el obrero de la pulpeta retráctil que asesoraba al gobierno en asuntos de alta tecnología. Y, por encima de todos, la folclórica Esmeralda Clamores, creadora de Pitorros de mi España y responsable de las mayores carcajadas que ese periodista y publicista (el inventor de aquellas muñecas de Famosa que ya se iban al portal) provocaba en cualquiera que, entre 1982 y 2014, diera con un personaje suyo en alguno de los matinales radiofónicos en que colaboró. Murió demasiado pronto, hoy hace tres años. Y Esmeralda ya no estrenará nunca su obra maestra, con diecisiete vedettes autonómicas surgiendo de sendos pitorros del botijo patrio y cantando la versión inglesa de Banderita, (“Little flag you are red, little flag you are yellow”) “pa que se entere er mundo de lo que es España”. Una pena.

 

Anuncios
Publicado en Humor | Etiquetado | Deja un comentario

Cantando en la ópera (6) – Los cuplés de Eugenio Oneguin

En el segundo acto de Eugenio Oneguin,  en una escena con bastantes puntos de contacto con la de la del tenor italiano de El caballero de la rosa, encontramos a Monsieur Triquet, un viejo francés contratado como tutor por la madre de Tatiana, que, mientras van calentandose los ánimos de Oneguin y Lenski, dedica a la protagonista unos cuplés durante la fiesta de su cumpleaños.

Seguir leyendo

Publicado en Opera | Etiquetado | Deja un comentario

EBNDCD – La melancolía de la capacidad

Johann Sebastian Bach. Una herencia obligatoria (Ein verpflichtendes Erbe, en el original) es una conferencia que Hindemith dio en 1950 para conmemorar el segundo centenario de la muerte del compositor. Hindemith empieza hablando de la necesidad de volver a insuflar vida al legado de Bach, prescindiendo de tópicos y sacralizaciones vacuas. De ahí ese verpflichtendes aplicado a su herencia, obligatoria en el sentido de vinculante, por la responsabilidad que impone a quienes le han seguido. Y luego se concentra en sus últimos diez años, entre 1740 y 1750, cuando de pronto su frenética producción compositiva decae y se tiñe de una súbita y extraña melancolía. Hasta ese momento había compuesto las dos Pasiones, unas ciento setenta cantatas sacras, el Magnificat, toda su música de cámara y orquestal, tres entregas del Clavierübung, la primera mitad de El clave bien temperado, todos los motetes, la mayoría de las cantatas profanas y buena parte de su obra para órgano. ¿Qué ocurrió para que Bach, a los cincuenta y cinco años, la misma edad que tenía Hindemith cuando se hacía esta pregunta, pareciera de pronto cansado y triste? En ese último periodo compuso pocas y significativas obras, como las Variaciones Goldberg, la Ofrenda musical y El arte de la fuga, casi un compendio de todo el arte musical. La respuesta de Hindemith estará ya para siempre asociada a mi escucha de esas obras.

Seguir leyendo

Publicado en Barroco, Música, Post-Romanticismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Migas de Proust (23)

Tenía una cara de abatimiento y de pena, cual rendida al peso de un dolor imposible de sobrellevar; la misma cara que ponen esas figuras de Boticelli para una cosa tan sencilla como dejar al Niño Jesús jugar con una granada o ver cómo echa Moisés agua a la pila.

Publicado en Literatura, Pintura | Etiquetado , | Deja un comentario

La canción del destino, un regalo en memoria de Jesús López Cobos

Jesús Lopez Cobos
In memoriam

El segundo de los conciertos de homenaje a Jesús López Cobos en el Miguel Delibes de Valladolid concluyó anteanoche de forma muy emocionante, con el auditorio puesto en pie aplaudiendo el podio vacio iluminado por los focos y rodeado por los jóvenes músicos protagonistas de la sesión, entre los que se hallaba su hijo, el también director François López-Ferrer. Acababa de sonar el In Paradisum del Réquiem de Fauré, y antes habíamos escuchado la Sinfonía 30 de Mozart, la Romanza nº 2 para violín de Beethoven, una extraordinaria interpretación del Adagietto de Mahler y el vibrante Cuarto movimiento de la Primera de Brahms. Pero también lo que para bastantes de nosotros resultó un extraordinario descubrimiento, la Canción del destino (“Schicksalslied”), una sublime composición para orquesta y coro en la que Brahms puso música a un poema de Hölderlin, permitiéndose añadir a sus dos contrastadas partes, que confrontan el idílico mundo de los dioses con el fatal destino de la humanidad, un epílogo sin voces que parece abrir una puerta a la esperanza. Una auténtica joya que merece ser mucho más conocida y que muchos asociaremos para siempre al nombre de nuestro querido director.

Seguir leyendo

Publicado en Coral, Romanticismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Cadenzas (2) – Beethoven, Allegro del Concierto para piano nº 5, ‘Emperador’

Aunque las cadenzas suelen estar cerca del final, las reglas están hechas para romperse y hay bastantes cadenzas en la parte central del movimiento. Más raro es hallarlas cerca del principio, cuando no pueden basarse en (casi) nada, pero las hay que se escuchan nada más empezar la obra: El record de precocidad es para Beethoven, que  inicia su “Emperador” con tres breves cadenzas  sucediendo a sendos potentes acordes orquestales. Sólo a Beethoven se le podía ocurrir empezar así, con lo que parece un pianista haciendo dedos y probando su instrumento. El día del estreno, la audiencia debió quedarse atónita. (*)

Seguir leyendo

Publicado en Romanticismo | Etiquetado | 4 comentarios

A posar toca

Publicado en Humor | Deja un comentario

¡Qué difícil es la pedagogía!

La violencia de género tiene que ser prevenida en las aulas de bachillerato. Para ello, los alumnos deben conocer el testimonio de quienes la han padecido y de los que la cometieron. Propongo preparar vídeos donde se escuche a las mujeres maltratadas (las supervivientes, claro) y a sus maltratadores. Ellas contarán las humillaciones de cada día, los insultos por cualquier futesa ante los hijos aterrados, los celos persecutorios, el temor cada noche a los pasos del borracho agresivo, los empujones y bofetadas, las amenazas de muerte y, aún peor, las amenazas a los hijos… Ellos hablarán de los malos ejemplos que vieron de pequeños en sus casas, la educación machista entre brutos de patio colegial, del amor entendido como sumisión devota de ella, sus pretensiones de independencia padecidas como infidelidad, las frustraciones de una vida laboral sojuzgada por otros y la mísera compensación de ser amos absolutos en su hogar… Atestiguarán amigas de ellas para acusar la vigilancia continua del celoso, sus modales atrabiliarios, las broncas frecuentes, escandalosas, y también amigos de ellos que denuncian el mal carácter de la mujer y sus desplantes, incluso coqueteos quizá no siempre inocentes, lo que tuvo que aguantar el pobre hasta que… Los alumnos escucharán a todos y concluirán que deben reconciliarse porque vivimos ya un tiempo nuevo.

Seguir leyendo

Publicado en Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario

La Habanera del “Qué será, será”

Emmanuel Chabrier (1841-1894) (attr. Edouard Manet, 1881)

Emmanuel Chabrier (en el juego Chevrier, cabrero) compuso en 1885 su Habanera (tabaquera de habanos) a partir de un tema de los que había recopilado durante su viaje por nuestras tierras y que quedó fuera de la famosa Rapsodia España. Aunque el propio Chabrier la orquestaría con posterioridad,

Seguir leyendo

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?", Parecidos | Etiquetado | Deja un comentario

¿Qué es esto? (VIII-2)

Dos en uno, porque este mes hay que reconocer lo que es, pero también a qué suena este fragmento, que sólo al final se desvía de una conocidísima canción. Y con las pistas previas, casi más fácil lo segundo que lo primero. A ver si es verdad, que me tenéis ya preocupado.

 

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?" | 11 comentarios

Otra pista previa

Segunda pieza de mañana, porque el quesesto de este mes trae dos en una. Se trata de una canción, para cuyo segundo verso (que es además su título en inglés), hay también jeroglífico:
Seguir leyendo

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?" | 4 comentarios

Pista previa

En esta fotografía, que supondremos tomada en un bosquecillo francés, se hallan la obra y el autor del quesesto de pasado mañana. Sin embargo, el título de la obra es algo que no se ve. Pero se intuye: Es la petaca de la que este pastor (al que no vamos a exigir una ortografía impecable cuando nos tomaremos ciertas libertades con la denominación de dicha tabaquera), está sacando un buen puro.

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?" | Deja un comentario

Lo que arde


Poemas como hogueras, como fogatas en un descampado. Donde la palabra no es el lugar del saber, ni siquiera de la experiencia o de la memoria, sino del fuego. Donde todo lo que hemos vivido, lo que somos, debe arder. Poemas como el humo de las hogueras, como las pavesas, como el fuego y la escoria.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Seguir leyendo

Publicado en Literatura | Etiquetado | 2 comentarios

Piano sin manos

Es que estar pendiente de las manos del pianista en un recital en directo es como estar pendiente de los subtítulos de una película: puede distraer el aspecto que merece la atención completa, la recepción de la música. Y en cambio la expresión facial y hasta corporal me puede hacer compartir sensaciones con el mismísimo intérprete, ser co-partícipe de su interpretación. La visión de las manos y su técnica no me dicen nada y en las obras virtuosísticas me distrae.

Seguir leyendo

Publicado en Piano | Etiquetado | Deja un comentario