Poshistoria

Se porta uno mal y lo quitan de la foto. Ya lo advirtio Guerra y desde el Photoshop, lo de Stalin quedó en juego de niños. Claro que, con las prisas, se les ve la patita, y aún tras subsanar el error, el hueco es clamoroso, que una cosa es cargarse al titular y otra hacer desaparecer el puesto (algo que pasa en las mejores familias, verdad?)

Las prisas. Naturalmente, con medio “gobierno legítimo” en el “exilio” y el otro medio “preso político”, no podían hacer una nueva foto sin el apestado. Y es urgente mantener la ficción romántica, porque hay elecciones, aunque esa misma ficción choque frontalmente con ellas. Estas semanas traen a Orwell a la memoria: Por su Homenaje a Cataluña y la crónica de la sustitución de la utopía anarquista por el autoritarismo estalinista, también por Rebelión en la granja, pero sobre todo por 1984 y la poshistoria del ministerio de la verdad.

Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s