¿Qué es un trío? (Repaso con ejemplos)

Abandonen toda esperanza los que hayan llegado aquí por el título y se estén refocilando por adelantado con lo del repaso con ejemplos, porque los tríos en esta casta casa siguen siendo exclusivamente musicales.

Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Clásica, Música | Deja un comentario

¿Qué es un trío?

En el terreno que aquí se pisa, la respuesta no es eso que piensan inmediatamente los maliciosos, pero tampoco son Los Hermanos Marx ni cualquier otra obviedad: La pregunta se refiere a esos  tríos que, según leemos en los programas y en los libretos de los discos, aparecen de cuando en cuando en medio de un movimiento musical, pero de trío de tres instrumentos, nada de nada. Naturalmente, la wikipedia tiene la respuesta:

Seguir leyendo

Publicado en Clásica, Música | 2 comentarios

El porqué de las cosas

Kipling tiene un libro compuesto por una serie de relatos cortos, en el que trata de explicar el sentido de las conductas o de las morfologías de los distintos animales que existen. Por qué los camellos tienen jorobas, los elefantes trompa o los tigres están rayados. Al llegar al gato, y para explicar su acechante silencio, explica que es para contemplar el sueño de los niños dormidos. Amiga y tú os ponéis a jugar a ese juego. ¿Por qué los libros tienen hojas? Para que los lectores puedan esconder en ellas ese nido oscuro que es su corazón. ¿Por qué las casas tienen ventanas? Para que las mujeres que no son dichosas en su hogar puedan distraerse con la visión del mundo ¿Por qué no podemos olvidarnos de la felicidad? Porque es un espectro que perdura después de haber existido ¿Por qué los muertos no nos engañan? Porque la verdad es un secreto que los hombres se llevan a la tumba ¿Por qué no basta el sentido común? Porque nos priva de la visión de lo infinito ¿Por qué los pensadores suelen ser seres enjutos y distantes? Porque la filosofía “es el ama seca de la vida, vigila nuestros pasos pero no nos amamanta”
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Seguir leyendo

Publicado en Literatura | Etiquetado | Deja un comentario

Alaridos sinfónicos

A Rimsky-Korsakoff no le gustaba nada que Sheherezade se escuchase como una obra programática, argumentando que sus “aparentes leitmotivs no son más que materiales puramente musicales para el desarrollo sinfónico” que “aparecen cada vez bajo diferente luz, mostrando cada vez distintas características y expresando nuevas situaciones, y corresponden cada vez a imágenes y cuadros diferentes.” Fue por eso por lo que retiró los títulos que inicialmente había dado a cada uno de los cuatro movimientos de la suite. Otra cosa es que la suite sea un poema sinfónico, con claras evocaciones orientales y brillantísimas imágenes del mar que tanto amaba, un mar que en el primer movimiento es casi mareante.

Seguir leyendo

Publicado en Primera mitad del Siglo XX | Etiquetado , | Deja un comentario

La pista, con una película de Ivan Constantinovich Aivazovsky

Este cuadro parece hecho a propósito para ilustrar el fragmento musical en cuestión, sobre todo si sustituimos la gente de la cima del acantilado por un jinete para que case exactamente con el título que le puso su autor. Pero tiene otro, abreviado, perfecto para la película que se forma con estos otros magníficos cuadros de Aivazovsky, pintor especializado en marinas con olas de una maravillosa luminosidad y transparencia.

Seguir leyendo

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?" | Deja un comentario

¿Qué es esto? (VII-5)

Muy fácil, siempre que la memoria no se encasquille, este mes no habrá más que un despiste que indicará el título del fragmento (no el de la obra), título que explica los alaridos que adornan la interpretación. Y no se trata de la banda sonora de ninguna película, sino de una sesión en sala de conciertos. Premio en metálico doble (2 x 0 = 0) para quien dé el nombre del jefe de la banda.

Publicado en Concurso "¿Qué es esto?" | 4 comentarios

La zarzuela

Como buena española, la zarzuela no contempla tantos remilgos ni sutilezas [como la ópera]. Cuando el barítono ríe, la orquesta arma el jolgorio; cuando el tenor está enamorado, la orquesta interpreta música romántica; cuando la soprano llora, la orquesta ejecuta una partitura tristísima. La zarzuela  Diana cazadora prescribe, incluso, que en el terrible momento en que Diana muere atropellada por un jabalí, el director de la orquesta suspenda la música, se vuelva hacia el público y exclame: 

—¡A llorar, cojones! 

Seguir leyendo

Publicado en Cantando bajo la ducha | Etiquetado | 4 comentarios

Nada me parece justo en siendo contra mi gusto…

…pero cuando falla a mi favor, aplaudo al juez sin rubor.

Calderón de la Barca et al.

Publicado en Refranero, Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario

El canto de las sirenas (XLV) – El arquetipo de Don Juan

La grandeza turbadora de Don Giovanni, lo que hace de ella, quizás, una de las mejores óperas de la historia de este singular género musical, radica en el asombroso modo en que esa argumentación se produce: cuanto más se aproxima el género trágico, que sólo estalla en las escenas finales de la obra, más se intensifica a modo de instancia distanciadora, su carácter cómico (o propiamente buffo y giocoso). Intencionada o no, esa concordantia oppositorum es extraordinaria. Desmiente siglo y medio de controversia inútil sobre si es una ópera trágica o una comedia buffa, o un híbrido inestable entre uno y otro género, o la superación cabal de los dos.

Seguir leyendo

Publicado en El canto de las sirenas, Opera | Etiquetado | 2 comentarios

La arena del tiempo

Recuerdas ahora una hermosa historia. La protagonizaban el productor de cine Dino de Laurentiis y el director francés Robert Bresson. Dino de Laurentiis preparaba su gran superproducción de La Biblia y, entre otros directores, había elegido a Bresson para que dirigiera el episodio de Noé. Fue a verle momentos antes de que iniciara el rodaje. Allí estaban en sus jaulas innumerables parejas de animales, y de Laurentiis no pudo menos de comentarle a Bresson lo contento que debía de estar con una producción como la suya, que no reparaba en gastos a la hora de permitirle el rodaje de las escenas más espectaculares. Bresson le contestó que se lo agradecía mucho, pero que lo único que se iba a ver de aquellos animales eran sus huellas sobre la arena. Esa misma tarde recibió una llamada diciéndole que estaba despedido. Dino de Laurentiis operaba sin duda con la lógica de una gran producción, que es la lógica de los políticos cuando programan actividades culturales. Enseguida proyectan magnos congresos, grandes ciudades de la cultura, auditorios magníficos. No saben que la poesía no está en ese mundo enfático de las grandes declaraciones y los grandes gestos, sino en las huellas casi imperceptibles sobre la arena del tiempo de los cuerpos que amamos.
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado
Publicado en Literatura | Etiquetado | Deja un comentario

Cantando en la ópera (1) – Aria del tenor italiano de El caballero de la rosa

Al margen de lo que cantan -dan la nota- puestas en escena con la consabida tabla de planchar o el deportivo  llegando a paso de burro, en la ópera se canta bastante por exigencias del guión. Pero como también cantan los que según el guión no cantan, no siempre se da uno cuenta de lo frecuente que es que en el transcurso de la ópera, un personaje se ponga a cantar y no es que hable cantando sino que canta, cantando, como debe ser. A veces es ópera en la ópera, como teatro dentro del teatro, y en el cine hablarían de música diegética, pero ese término lo dejamos para los que usan displicentemente palabras como “serendipia” o “proactividad”, aun a costa de que esta renuncia suponga necesitar doscientas palabras por no disponer o saber dar con una.

Seguir leyendo

Publicado en Opera | Etiquetado | 2 comentarios

Y el Domingo, tres hurras…

Seguir leyendo

Publicado en Barroco | Deja un comentario

El Viernes Santo, el octavo monumento…

…y Amén.

Publicado en Opera | Etiquetado | 5 comentarios

Aplausos

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario