El canto de las sirenas (LIX) – La Santísima Trinidad vienesa

Dios Padre, el creador, el demiurgo de la forma sonata, del cuarteto de cuerda y de la sinfonía en sentido moderno. Y que no por azar escribió al final de su vida un oratorio que simbolizaba ese carácter de primera persona o primera hipostasis trinitaria, cuya tarea principal consiste en ordenar el Mundo librándolo del Caos ,o en crearlo a través de la palabra creadora como cumplimiento del mandato: “!Hágase la luz!”.

Seguir leyendo

Publicado en Clasicismo, El canto de las sirenas, Romanticismo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Reivindicación de Mendelssohn con testigo de cargo

No hay nada en el curriculum vitae de Felix Mendelssohn que muestre siquiera toques de angustia romántica. Y, tristemente (por así decirlo), que muriera joven, muy joven (a los 38 años, después de una serie de pequeñas apoplejías), no le proporcionó ninguna de las ventajas que la posteridad ha concedido a los grandes que nos abandonaron prematuramente, Mozart y Schubert. Otros impedimentos para una inmortalidad de alto nivel: estaba felizmente casado y, lo peor de todo, nació rico. Felix (“Feliz”, en latín) no sólo tuvo éxito como compositor, director de orquesta y pianista. Era un maestro del ajedrez, guapo, y socialmente hábil hasta el punto de convertirse en el bello de los bailes de moda a los que asistía en su Alemania natal y en los países donde le gustaba viajar – y, por cierto, pintar: también lo hacía bien – Italia, y especialmente Gran Bretaña, que mantuvo su admiración por su música más tiempo que cualquier otro país, en gran parte porque escribía oratorios, una especialidad nativa que no había tenido ningún defensor/practicante importante desde Handel. No hay leyendas románticas trágicas que se puedan extraer de una vida así. Y nunca he oído decir, como es constante, tedioso y gratuito hablando de Mozart y Schubert, que la temprana muerte de Mendelssohn privara al mundo de mayores revelaciones artísticas.

Seguir leyendo

Publicado en Cámara, Romanticismo | Etiquetado | 5 comentarios

El aggiornamiento musical de la Iglesia ®

Seguir leyendo

Publicado en Música, Sacra, Sociedad | 4 comentarios

Últimas palabras (3)

Mañana ya no estaré aquí  – Nostradamus

____________________________________________________________

Gilda (Rigoletto) [Verdi, 1851]: El amor es ciego 

[1:39]
Os he engañado… La culpa es mía…
¡Lo amaba… y ahora muero por él!

¡No me hagáis hablar!
perdonadme a mi… y a él…
Bendecid a vuestra hija, padre mío…
Allá en el cielo, cerca de mi madre,
rezaré por vos eternamente.

Es el fin… perdonadle…
Padre mío… ¡adiós! 

-◊-

Seguir leyendo

Publicado en Opera | Etiquetado , , | 2 comentarios

El hombre espiritual

Han cortado la hierba y un olor húmedo y suave se extiende por el paseo. Ves el jardín verde, levemente ondulado, y sientes el deseo de abandonar el camino de arena y avanzar sobre la hierba mullida. ¡Qué hermosa es! Diminuta e inagotable, se extiende ante tus ojos como una entidad ya consumada, dueña de una perfección que sólo en raras ocasiones tienes la oportunidad de sorprender. Los japoneses la rodearían de una cinta hecha de papeles recortados para indicar que debe ser venerada. Estas entidades reciben el nombre de Kami, que en la religión sintoísta es sinónimo de perfección y conocimiento. El viejo precepto “Conviértete en lo que eres” se hace realidad en casos irrepetibles, y una de las tareas del verdadero hombre espiritual es constituirse en el guardián de ese milagro.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado
Publicado en Literatura | Etiquetado | Deja un comentario

Bach también, pero no eran plagios ;-) ®

…………………………..Bach …………………………………Todos los compositores dede 1750

Cualquiera que haya navegado por el proceloso mundo de los plagios en música clásica, se habrá encontrado con el argumento del mal de muchos: Todos los compositores han copiado de alguien. Y tan frecuente es que se cite el caso de Händel como que se excluya de la nómina al padre: Todos han copiado… salvo Bach. Pero el fallo está en esa mayor, porque, eufemismos aparte, hubo música antes de Bach, y, efectivamente, Bach también copió, y muchísimo. Otra cosa es que lo suyo pueda llamarse plagio, que no.  😉

Seguir leyendo

Publicado en Barroco, Clásica, Música | Etiquetado , | 5 comentarios

Sobre la música, sobre Mahler

Marcel Proust escribe en cierto momento de “A la búsqueda del tiempo perdido“: La música me ayudaba a entrar en mí mismo, a descubrir en mí algo nuevo, la variedad que en vano había buscado en la vida, cuya nostalgia me daba, sin embargo, aquella corriente sonora que hacía morir a mi lado sus olas soleadas.

Seguir leyendo

Publicado en Música, Post-Romanticismo | Etiquetado | 2 comentarios

Una docena de elefantes de la historia de la música (y III) ®

9. Robert y Richard Sherman: Marcha de los elefantes de El libro de la selva (1967)

No es la más recordada de las canciones de esta deliciosa película pero la marcha del coronel Hathi es también estupenda. Sus autores no se rompieron mucho la cabeza: Como los elefantes son “animales grandes y torpes que aplastan todo a medida que avanzan”, la canción tenía que ser una “pesada y agotadora” marcha militar. La novedad es que las trompas son orgánicas.

Seguir leyendo

Publicado en Bandas Sonoras, World Music | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Una docena de elefantes de la historia de la música (II) ®

  1. Poulenc: La historia de Babar, el pequeño elefante (1940)

Lo contó el propio autor: Su sobrina Sophie, harta de las cosas raras que su tío tocaba en el piano, le puso en el atril el cuento que estaba leyendo, la historia de un pequeño elefante. Y lo que Poulenc se puso a improvisar para la familia se convertiría años después en una obra para narrador y piano, arreglada luego para orquesta con su beneplácito por Jean Françaix. El elefante se llamaba Dumbo… no no!. ¿Era Elmer?  Tampoco. ¿Quizás Tantor? No: Se llamaba  Babar.

Seguir leyendo

Publicado en Bandas Sonoras, Parecidos, Primera mitad del Siglo XX | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Una docena de elefantes de la historia de la música (I) ®

1. Lorenzitti. Gavota para contrabajo y piano, “El elefante y el mosquito” (ca. 1780)

José Antonio Lorenzitti es uno de esos raros compositores que apenas conoce nadie más que los contrabajistas, siempre ávidos de piezas para su instrumento. Y es que el grave contrabajo es uno de los elegidos para representar a los elefantes (adultos), aunque en este caso, también valga para un mosquito que hace cucú. En su Gavota, Lorenzitti ya se los tomaba a broma.

Seguir leyendo

Publicado en Impresionismo, Romanticismo | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El compromiso [Elia Kazan, 1969]

Publicado en Segundos de Cine | Etiquetado | 3 comentarios

Los plagios de John Williams (14) – Glazunov y vete a saber cuántos más

E.T. –  Las estaciones – Star Wars:

Las estaciones – Star Wars:

Seguir leyendo

Publicado en Bandas Sonoras, Música, Parecidos, Romanticismo | Etiquetado , | 2 comentarios

Liszt hizo que la música contase la historia

Beethoven desarrolló la idea de que se puede contar una historia por medio de la música. En su Sinfonía pastoral sale a pasear por el campo; ve a los campesinos divirtiéndose, hay una tormenta… pero esa pieza trata sobre el compositor, sus sentimientos y sus reacciones. Liszt, sin embargo, creó el concepto de que la música podía contar la historia por sí misma. Con sus poemas sinfónicos se apartó  de la idea de la música como entidad abstracta para ir hacia la música orquestal como representación de algo extramusical. Tasso, Lamento e Trionfo siguió los pasos del poeta italiano del siglo XVI durante un período real de su vida, incluso tejiéndola a partir de una canción popular de gondoleros y creando una angustiada primera sección para el manicomio donde Tasso estuvo encarcelado un tiempo. La forma de la pieza está, fundamentalmente, dictada por la historia.

Seguir leyendo

Publicado en Romanticismo | Etiquetado | 8 comentarios

La lógica de Gila ®

 

® Hace diez años: Miguel Gila

 

Publicado en Humor, Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario