La Barcarola de Offenbach vino del Rhin

Una góndola en el Elba cerca de Dresde (Carl Gustav Carus)Resulta ser que la archipopular Barcarola veneciana es en realidad de agua dulce, en concreto del Rin, donde fue botada por Offenbach quince años antes de que Ernest Guiraud la incorporase a Los cuentos de Hoffman que él no pudo concluir por la mayor de las causas. Lo cual no tendría mayor interés si no fuese porque la ópera (también sin diminutivo) para la que fue escrita es tan o más buena que Los cuentos, aunque muchísimo menos conocida.

Se trata de Die Rheinnixen, Las ninfas del Rin, un encargo de la Opera de Viena que Offenbach se tomó con mucho interés tratando de aprovechar la ocasión de demostrar sus habilidades con una ópera grande y seria.  Y escogió un argumento basado en las leyendas del Rin, algo muy de moda en la época y sobre lo que ya habían escrito antes Lachner, Heinze, Mendelssohn y Vincent Wallace y escribió después Bruch, todos antes que Wagner. El libreto fue traducido al alemán a medida que iba siendo escrito en francés, proceso en el que las hadas del Rín, Les fées du Rhin, se convirtieron en nixen, ninfas; un error inapreciable en medio de un delirante argumento, con una protagonista que no puede parar de cantar para olvidar sus penas, pero que muere de agotamiento cuando el que luego resultará ser su padre la obliga a hacerlo para entretenerle a él y a la tropa de mercenarios que capitanea, impacto emocional que, de igual forma que un clavo quita otro clavo, hace recuperar la memoria a su novio, uno de los soldados, amnésico a consecuencia de una herida (impacto para impacto: en buena lógica sería una pedrada) de guerra. Sin embargo, en una variante de lo de Santa Teresa, ella muere pero no muere, y ambos acaban comiendo perdices junto a todos los buenos, incluyendo el arrepentido padre, la madre y un anormalmente comprensivo pretendiente alternativo,  después de que los malos, un batallón de soldados que les acosaba, enloquezcan al oír cantar a las ninfas y se tiren por un barranco, despeñándose en un bonito suicidio colectivo.

Offenbach - Les Fees du Rhin (Layer)La ópera se estrenó en 1864, con notable éxito aunque durante años se haya creído lo contrario. Pero lo cierto es que cayó en el olvido, algunos dicen que por la influencia de Wagner y los wagnerianos, para los que Rhin no había más que uno y  Offenbach era muy de la calle, y otros que por las enormes dificultades escénicas que planteaba. Hasta que hace bien poco, en 2002, fue recuperada y aclamada en el festival de Montpellier.

Lo que luego sería la Barcarola de Los cuentos, en Die Rheinnixen se escucha ya en la obertura, alternando con un tema militar. Luego se va insinuando en el segundo y tercer acto hasta que aparece completo en éste como La canción de los elfos, un canto coral que se volverá a escuchar al final, combinado con la canción patriótica que ha matado (pero no) a Armgard, la protagonista. Oigamos primero esa bonita canción, el Vaterlandslied, de la grabación efectuada en aquel festival, con los Coros de la Radio Letona y la Orquesta Nacional De Montpellier dirigida por Friedemann Layer. La soprano es Regina Schörg, que me gusta más bien poco.

Y así se escucha el mismo Vaterlandslied precediendo y acompañando a La canción de los elfos, la futura Barcarola, al acabar la ópera, en un Final que inicia Franz,  el enamorado ex–amnésico que es aquí Piotr Beczala, ya destacando. Los otros intérpretes son Nora Gubisch en el papel de Hedwig, la madre, Dalibor Jenis como  Conrad, el padre, y Peter Klaveness en Gottfried, el que se queda en amigo.

No fue esa la única pieza que se empleó en los Cuentos de Hoffman. En el primer acto, Conrad canta una Canción de taberna

que luego fueron los “Copuplets bacchiques” (Amis, l’amour tendre et reveur) en el acto de Giulietta. Pero Die Rheinnixen es mucho más que un antecedente curioso. Escuchemos a Beczalá con una trompa (solista) 🙄 en el Recitativo y Romanza de Franz, del segundo acto:

Valse ChaloupéeY este maravilloso concertante al final del tercer acto, en el que tras citar el Vaterlandslied y las primeras notas de La Canción de los elfos, acaba con los más populares compases del conocidísimo Vals de los rayos (o Valse chaloupée, Vals contoneado) procedente del ballet Le Papillon.

Finalmente, y para mi gusto de lo mejor, el Lamento de Hedwig, cuando, al inicio del segundo acto cree haber perdido a su hija, tan bello y lírico como para evocar la Rapsodia para alto de Brahms. Y Nora Gubisch lo canta muy bien.

Dicen que Wagner odiaba a Offenbach, es de suponer que a su música más que a él, aunque ver cómo la ópera de Viena optaba por Die Rheinnixen relegando a  su Tristan no debió contribuir a mejorar su simpatía personal. Nuestra suerte es que podemos disfrutar de los dos, cada cual en su sitio, sin tener que odiar a nadie, como dijo por aquí hace bien poco un amigo burgalés.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Opera, Romanticismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a La Barcarola de Offenbach vino del Rhin

  1. kalamar dijo:

    Avisa a Joaquim.Hay choque de icebergs.

  2. angels dijo:

    No sé que decir ,porque despues de leer el concurso de In Fernem, llego aquí y no entiendo nada.
    ¿teneis telepatía? U.A.y adióoooos

    • José Luis dijo:

      Bueno, teniendo en cuenta que se avecinan Los cuentos de Hoffmann en el Liceo, podría entenderse, pero aún así, el mismo día… creo que tendremos que jurar que no había nada pactado.

  3. Josep Olivé dijo:

    No puede ser…no puede ser…que no puede ser…que no…que no…lo veo y lo leo, lo leo y lo veo…pero no puede ser…es demasiado bonito todo…estas cosas suceden solo en las películas…que no hombre, que es imposible!

    • José Luis dijo:

      A Dios pongo por testigo, etc etc. Ya le he dicho por correo que mi caso es único: La respuesta antes de la pregunta. Lo malo es que nadie, salvo el buen amigo burgalés, parece estár haciendo ni caso de mi preciosa página 🙂

      • Josep Olivé dijo:

        Tienes toda la razón del mundo, pero ostras, no me negarás que… Te aseguro que la leia muy atentamente, porque creo estar ante otra magnífica preparación de una òpera que pronto veremos en el Liceu y creo que lo que comentaba Kalamar iba por ahí, me gusta además tu prosa y tu forma de escribir (sonreir puedes, pero no te rias 🙂 que lo digo sinceramente), incluso he escuchado algunos fragmentos…pero me dicía a mi mismo que no podía creer lo que estaba leyendo, no lo podía creer…y el ansia de “investigación” y búsqueda no ha tenido freno…casi me da taquicardia..jajajaja….

        I ahora si, en serio, muy en serio, y tu lo has dicho (no sé si en broma, pero yo lo digo en serio): preciosa página! Sí senyor! Trabajada y preciosa página! Moltes gràcies!

        • José Luis dijo:

          No me hagas tanto caso, que me quejo de vicio. Y no me rio porque me desmonto. Te agradezco mucho el dulce, pero no sé si resistirías muchas páginas; yo, seguro que no. Respecto a los preoperatorios, estarás viendo que derivo hacia las pinceladas marginales, dejando el asunto a quien corresponde. Gracias, Josep.

          • Josep Olivé dijo:

            Efectivamente, una vez leido y escuchado con atención completamente todo el post no estamos exactamente ante una preparación de los cuentos, pero si ante una (preciosa) referencia colateral de la ópera, que hace más esperada aun la preparación que se debe estar gestando donde corresponde y la función que en estos días se debe estar ensayando también donde corresponde. 🙂

  4. Cony…. amb el que m’havia costat esbrinar quin personatge i quina opera… vas tu i ens ho dius a tots…. no hi ha dret!!!! buaaaaaa

    I jo creia que aquesta vegada guanyava jo de carrer !!!

    • José Luis dijo:

      Ho dic a tots… els que teniu el bon gust de passar per aquí 😆 En tot cas, els bits son testimoni de que jo he sigut el primer; si posen preguntes basant-se en les meves respostes, jo no soc el responsable.

  5. kalamar dijo:

    Me gustaría que borraras mis primeros comentarios, JL, jejeje, gracias.
    Por fin me he dedicado un poco a tu apunte. Offenbach no es santo de mi devoción pero he de reconocer que después de verlos en el Met icària (http://kalamarlee.blogspot.com.es/2012/07/hofmann-al-met.html) me entusiasmaron los Cuentos. Veo según explicas son muy acuarios y ninfómanos..
    PS ¿quién es el amigo burgalés?

    • José Luis dijo:

      Pues parece que lo que Offenbach hacía lo hacía muy bien. No me acordaba de que hicieron Los Cuentos en el Met ni vi tu apunte; empezaba las vacaciones. Ahora leo lo de la pasta que estan ganando los del Met-Met, me lo temía.

      No te preocupes por los comentarios, a estas alturas ya nos los va a ver nadie más que esté en el juego, y tampoco va a afectarle nada. Y si quito el tuyo he de quitar todos, con lo que me quedaría sin volver loco a cualquiera que pase por aquí y no sepa de que va la historia. Aunque lo másprobabñe es que piense que los que estamos como una cabra somos nosotros.

      El amigo burgalés es, como su propio nombre indica, enriquedeburgos, músico y filólogo (y filo-berlioziano) que está pasando desde hace poco por aquí (lo cual me impone un poco, con la de tonterías que digo 🙂 ) En la columna está el enlace a su blog, Les soirées de l’orchestre

  6. Mer Ville dijo:

    Estupendo artículo y muy bien ilustrado musicalmente. Gracias. Lástima no poder ir al Liceo.

  7. angels dijo:

    Bueno despues de todo el despiste, debo reconocer que
    como canta Beczala, muy bien,si señor.

    • José Luis dijo:

      Ja ja, he ido a arreglar lo de las lineas de tu comentario y me he cargado la mitad: Decias que te había gustado mucho la opera precursora y tambien Beczalá, pero no voy a inventarme la frase, que se notaría mucho la falta de tu salero. Creo que Beczalá entonces no había hecho grandes debuts, pero ya se veía venir. Adios, y perdona 🙂

  8. OLYMPIA dijo:

    Melodies delicioses molt ben acompanyades pel teu text. Quant al concurs d’In fernem Land fingiré no haver-me adonat de res. Tampoc tinc ànsias de guanyar.
    Salutacions!

  9. OLYMPIA dijo:

    i II:
    Dòna gust el què arribes a saber, José luis i s’ha d’agrair la teva generositat.

  10. OLYMPIA dijo:

    I III:
    No és estrany l’odi de Wagner per Offenbach que era obertament jueu.

  11. Pingback: EL CONCURS DE GENER: EL RESULTAT « IN FERNEM LAND

  12. Yolanda dijo:

    Alguien sabe quien es la soprano y la mezzo hoy , en el liceo?

    • José Luis dijo:

      Buenas. Si lo preguntas es que deben haber más cambios, pero lo previsto era que la soprano fuese Eglise Gutiérrez en los tres papeles, sustituida por Kathleen Kim en el de Olympia. Y la mezzo, según la web del Liceo, sigue siendo la del segundo reparto, Gemma Coma-Alabert

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s