Las apariencias no engañan

PMI

Es ya tópico el temor a que las limitaciones y abusos de la democracia y los demócratas preparen el camino a un nuevo fascismo. Lo que no parecía tan previsible es que tal peligro llegase por la izquierda o por algo que se autocalifica de tal, aunque, recordando los años previos a Hitler, ese también puede ser el penúltimo escalón al que sigue el desencanto definitivo que lleva al poder a un fascista al uso.

Hace un año no hubiera firmado que el muchacho obtuviese ni un solo escaño, por no sufrir la vergüenza ajena de verle en el parlamento. Hoy sigo sin poder aceptar que un solo ciudadano bienintencionado, honesto y mínimamente despierto le haya dado su voto. Entiendo que lo hagan desde la miseria personal, el odio ciego, el gamberrismo y el cuanto peor mejor. Y también  pensando en medrar sirviendo al partido o sirviéndose de él. Pero eso no puede explicar más que una ínfima parte de sus muchos, muchísimos  votos. Del resto, de la inmensa mayoría de sus partidarios, lo anormal, o preocupante, o triste, no es lo que piensan o creen apoyar, sino que no se enteren de las virtudes de su líder, de su narcisismo, su petulancia, su prepotencia y su hipocresía, que, sin ir más allá, bastan para hacerle el último en quien se debiera confiar para nada. Porque esas virtudes, seguramente gracias a sus episodios eufóricos (por cierto, inquietantemente sugestivos de las fases maníacas de una personalidad bipolar que luego se apaga -o se oculta- en las depresivas), se exhiben aparatosamente una y otra vez, y no hay que ser un lince para percibirlas. Y los que piensen que es un compañero de viaje del que se podrán desprender cuando convenga, que vaya esperando sentados.

P.S. Hoy es el día del libro, y además, el de la rosa en Cataluña y el de la comunidad en Aragón y en Castilla.  Felicidades a todos y también a los comuneros, que esto no iba de ideologías sino de personas.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Las apariencias no engañan

  1. Josep Olivé dijo:

    Contundente y preciso…y sin quemar ningún libro! Feliz día del libro…precisamente!🙂

  2. kalamar dijo:

    y patrón de Grecia, que para algo Agios Georgios era griego,
    bona diada, JL!
    @]–`–´´—

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s