Gastibelza

José Miguel Sagastibelza (1789-1836), natural de Navarra (Leiza), fue un importante jefe carlista. Sus sucesivos rangos de comandante, brigadier y coronel dan idea de su implicación en esta corriente ideológica, civil y militar que tanto penetró en la histórica sociedad vasca. Murió asesinado en San Sebastián durante la primera guerra carlista. Uno de los poemas de Víctor Hugo (1802-1885) tiene como protagonista a un héroe romántico llamado Gastibelza. Se trata de “Guitare”, compuesto en Pasajes de San Juan (Pasai Donibane en euskera). Forma parte de la colección de cuarenta y cuatro poemas agrupados bajo el título “Les rayons et les ombres”. Nada de exótico tiene que Víctor Hugo escribiera poemas de carácter romántico (y artículos de naturaleza social y política) relacionados con el País Vasco: ya de pequeño, en 1811, pasó con su madre un mes en Baiona (País Vasco francés) debido a los frecuentes desplazamientos militares de su padre, en aquel entonces capitán del ejército del José I Bonaparte, cuando éste ostentaba el poder en España. Muchos años después, la pasión viajera de Víctor Hugo le llevó esta vez al País Vasco español, recorriendo en verano de 1843 diversas localidades de Gipuzkoa. ¿Hay alguna relación entre el Gastibelza del ilustre escritor y el líder carlista Sagastibelza? El poema refiere la desventura amorosa de una especie de héroe contrabandista supuestamente ficticio, y no consta que tenga que ver con un alto jefe carlista. No obstante, bien seguro que Víctor Hugo sabía de la existencia de José Miguel Sagastibelza, todo un héroe militar muy admirado entre la población vasca.

Justo Gárate Arriola (1900-1994), médico humanista, filólogo e ideólogo del nacionalismo vasco, explica en su ensayo “Citas vascas de Víctor Hugo y el vasco-celtismo” que es verosímil que ambos personajes, el real y el ficticio, estén directamente relacionados. Dicho de otra forma: Víctor Hugo no escogió el nombre de su protagonista al azar, sino que se acogió al de un personaje real y popular. De lo que no habla Justo Gárate es de la posible relación entre la trama de amor despechado del poema y las gestas de José Miguel Sagastibelza. No parece que haya alguna conexión entre el perfil de éste y el de un romántico contrabandista enamorado de Sabina, hija de una magrebí medio bruja de Antequera. El poema relata que Gastibelza canta desconsoladamente, guitarra en mano, que la mujer amada le ha abandonado por un acaudalado noble. A los del lugar no solo les explica su mal de amores, sino que de manera casi desesperada finaliza todas y cada una de las estrofas de su canción exclamando, con evidente hartazgo, que “le vent que vient à travers la montagne, me rendra fou”,  se volverá loco al verse azotado por los fuertes vientos de tramontana.

Al poema “Guitare” le han puesto música unos cuantos compositores franceses, hoy muy poco conocidos, pero que en su día tuvieron su importancia: Louis Niedermeyer (1802-1861), Hippolyte Monpou (1804-1841), Louis Aimé Maillard (1817-1871). También Jacques Offenbach (1819-1880), éste sí popular en nuestros días, pero como era de (su) rigor, musicó el poema en forma de parodia en una de sus operetas, alterando la letra a su conveniencia.

Niedermeyer nació en Suiza, pero su carrera musical la ejerció en París y es considerado más francés que suizo. Su fama se debe más a la escuela de música sacra que fundó en París (aún existente) que a sus obras. Su versión musical del poema de Victor Hugo es para voz (soprano o tenor) y piano. He encontrado un único youtube en el que se muestra la escritura musical a medida que avanza la canción. La voz es de la soprano Stephanie Bühlmann, acompañada al piano por Benjamin Engeli. Lleva por título “Gastibelza” y recoge cuatro estrofas del poema original.

No he encontrado testimonio sonoro de las versiones de Monpou, Aillard y Offenbach. Monpou musicó muchos poemas de Victor Hugo, y sin tener grandes recursos técnicos llegó a ser un compositor muy popular en su época gracias a las melodías sencillas y pegadizas que incluía en sus óperas. Su versión del poema lleva por título “Gastibelza. Le fou de Tolède.” En la portada de la partitura se cita: “Chanson d’Espagne. Pour voix de basse ou de contralto”. La partitura recoge, como en el caso de Niedermeyer, también cuatro estrofas (aquí llamadas “couplets”), pero no exactamente las mismas.

Louis Aimé Maillard fue una gran promesa ya de joven. Lo demuestra que fuera ganador del premio de Roma en 1841. Era el primer compositor francés que lo conseguía. Maillard no versionó el poema de Víctor Hugo sino que hizo algo de bastante más entidad: una ópera dramática en tres actos con libreto de Eugène Cormon (1811-1903)Adolphe d’ Ennery (1811-1899): “Gastibelza ou le fou de Tolède”. No he hallado rastro de esta ópera. Aunque pueda servir como base argumental, no es normal que un relativamente corto poema genere toda una ópera y era de mí interés saber cómo se las arreglaron libretistas y músico para “expandir” la acción dramática. Fue la primera ópera de Maillard, muy apreciada en su día. Su estreno en 1847 abrió la temporada de la ópera de París.

Fuera de Francia, el poema de Víctor Hugo también cautivó a una auténtica celebridad: Franz Liszt (1811-1886). Como Víctor Hugo, también Liszt creó obras con marcada influencia española, y una de ellas es precisamente “Gastibelza, l’home à la carabine”, justo las palabras con que arranca el poema. La versión de Liszt recoge seis de los once poemas de “Guitare”. Compuesta en 1844 para las voces de tenor o soprano, inmediatamente veremos como quién la interpreta no pertenece a ninguna de estas dos tesituras. Dos leyendas de nuestro tiempo, Daniel Barenboim y Dietrich Fischer-Dieskau, hacen los honores:

Años más tarde, en 1847, Liszt realizó una versión para piano solo. No debía tener un buen día o bien la naturaleza estrófica del poema y no apoyarse en una voz que desarrollara la acción le dio muy poco juego. Pero no está de más reproducir la interpretación que en la Fundación Juan March (con ocasión de un estupendo monográfico dedicado a la extraordinaria gira de conciertos de Liszt por España y Portugal entre 1844 y 1845, viaje que acentuó su atracción por España y le llevó a componer varias obras basadas en melodías locales) ejecutó un tanto dubitativo Leslie Howard. Y es que, en 2015, Howard ya no era el que fue:

Pero quién sin duda le sacó más jugo y substancia a la letra del poema, y quién mejor transmite su esencia (en mi opinión) es otra celebridad más cercana en el tiempo y que no tiene nada que ver con la música clásica. Se trata de George Brassens (1921-1981). Nuestro moderno trovador compone en 1954 y canta, bajo el título de “L’homme à la carabine”, siete de las once estrofas de “Guitare”, modificamdo ligeramente la última:

Y aquí, el mismo Brassens fuera de estudio y en entorno distendido, o sea, en su salsa. El sonido es manifiestamente mejorable, pero vale la pena escuchar la misma canción con acompañamiento de bajo y una excepcional segunda guitarra:

Para finalizar, el poema de Víctor Hugo (las siete estrofas que canta Brassens de las once originales) que tanto se ha hecho esperar:

El «Mont Falu» podría evocar una montaña en Córcega, el Capu Falu, cerca del Capu Larghia.
El «Tour Magne» es un monumento histórico de Nimes.
El «Conde de Saldagne» es el Duque del Infantado, que también llevaba este título.
Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en Música, Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Gastibelza

  1. José Luis dijo:

    ¡Gran trabajo!

    Me temo que Brassens va a ser muy pronto, si es que no es ya, un absoluto desconocido. Otro mal augurio.

  2. josepoliv dijo:

    Gracias!
    Comparto pesimismo.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s