Inspiración y analfabetismo

Está comprobado que muchos compositores no saben leer ni escribir música, ni tampoco palabras. Algunos apenas empiezan a estudiar las vocales, y otros que se enfrentan al abecedario no logran pasar de la b: «Bi babá be biba».

Si usted es uno de ellos y no sabe leer, entonces no se engañe: usted no está leyendo este libro. Repetimos: USTED NO ESTÁ LEYENDO ESTE LIBRO. Quizás se distrae con él, lo colorea o mira los dibujos. Quizás apoya en él algún mueble cojo o lo exhibe para que le dé prestigio con SUS amigos. Pero ¡NO LO LEE, HOMBRE!

En ese caso le recomendamos con urgencia nuestro libro Aprenda a leer sin saber leer. No se arrepentirá. Muchos grandes políticos y escritores aprendieron a leer con él.

Es inevitable vincular la música a otras artes y plantearse algunas reflexiones al respecto:

-Si Beethoven hubiera sido ciego, se habría dedicado a la pintura.
-Si Van Gogh hubiera sido músico, le habría faltado oído.
-Si Juan Luis Guerra hubiera sido repostero, también habría servido merengues.
-Si Dmitri Dmitrievich Shostakovich hubiera sido masajista… ¡ay, si Dmitri Dmitrievich Shostakovich hubiera sido masajista y no músico!

 

Preguntas y respuestas

P. ¿Cuándo creó Vivaldi su obra Las cuatro estaciones?
R. En la época en que era empleado del ferrocarril Venecia-Milán-Parma- Florencia.

P. ¿Hasta qué edad fue Mozart un niño prodigio?
R. Aunque su padre hubiera preferido continuar con el negocio durante varias décadas más, a los veintisiete años las ropas infantiles le ajustaban tanto a Wolfgang que decidió presentarse de allí en adelante como adolescente prodigio. Luego fue un adulto prodigio, pero lamentablemente no llegó a anciano prodigio.

P. Pero ¿fue Mozart un bebé prodigio?
R. A la edad de un mes, Mozart tocaba varias piezas del manual Mi primer clavecín y a los dos meses compuso su primera canción: La teta.

P. ¿Por qué Wagner escribía óperas tan largas?
R. Porque tenía una fuerte tendencia a la megalomelomanía.

P. ¿Qué produjo la muerte de Wagner?
R. Un megalo-meloma-melanoma.

P. ¿Por qué Bach se quedó ciego en los últimos años de su vida?
R. Para poder ver durante todos los anteriores.

P. ¿Qué habría sucedido si. Beethoven hubiera vivido en este siglo y Ravel en la época de Beethoven?
R. Serían muy conocidos la Novena de Ravel y el Bolero de Beethoven.

 

Cantando bajo la ducha. Jorge Maronna (Les Luthiers) y Daniel Samper.

 

Pues Ravel no tiene ninguna Novena, pero Beethoven sí que tiene un par de boleros en sus canciones españolas: Una paloma blanca

y Como la mariposa soy, aún más bonita.

Respecto a La teta de Mozart, a la vista de lo que le decía a su padre en la carta que le remitió desde Viena comunicándole el nacimiento de su primer hijo, parece poco probable que compusiese tal canción:

Porque estaba bastante decidido a que, fuera capaz de hacerlo o no, mi esposa nunca daría el pecho a su hijo. Sin embargo, estaba igualmente decidido a que mi hijo nunca tomaría ¡la leche de una extraña! Quería que el niño se criase con agua, como mi hermana y como yo mismo.

Agua y algo más, es de suponer, pero finalmente cedió a las suplicas de la cuñada y la suegra, porque “como la gente de ahí no lo sabía hacer correctamente”, pocos bebes sobrevivían. En todo caso, ahí puede hallarse la razón de que sus fijaciones fueran por otro lado:

Leck mir den Arsch recht schön,
fein sauber lecke ihn,
fein sauber lecke, leck mir den Arsch
Das ist ein fettigs Begehren,
nur gut mit Butter geschmiert,
den das Lecken der Braten mein tagliches Thun.
Drei lecken mehr als Zweie,
nur her, machet die Prob’
und leckt, leckt, leckt.
Jeder leckt sein Arsch für sich.

Lámeme el culo bien,
lámelo bien hasta que quede limpio,
bien limpio, lámeme el culo.
Es un grasiento deseo,
bien embadurnado de mantequilla,
como el chupar la carne asada, mi diaria actividad.
Tres chupan más que dos,
vamos, probadlo,
y lamed, lamed, lamed.
Todo el mundo se chupa su culo.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cantando bajo la ducha, Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Inspiración y analfabetismo

  1. Josep Olivé dijo:

    Qué delicia las canciones españolas de Beethoven!
    PD: Y Mozart siempre tan “ocurrente”… 🙂

  2. Víktor dijo:

    Jajajajaja…vaya con los Juanes… 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s