Los Cuatro interludios marinos de Britten

Britten en Aldeburgh

El año pasado fueron cien, éste son ciento uno los que se cumplen hoy del nacimiento de Benjamin Britten, y cualquier excusa es buena para dedicar unos minutos a este gran autor. Por ejemplo (y porque los próximos 4 y 5 de Diciembre se escucharán en el Auditorio Miguel Delibes junto a su Sinfonía de Requiem), con sus magníficos Cuatro interludios marinos.

El teatro en el que se iba a estrenar Peter Grimes, la ópera con que Britten conseguiría su primer gran éxito, carecía de los medios técnicos requeridos para unos rápidos cambios de escena, razón por la cual le pidieron que escribiese unos intermedios orquestales que ocupasen esos tiempos. Y Britten compuso cuatro interludios de unos cuatro minutos cada uno, cuatro estampas del mar de Aldeburgh en que se desarrolla la acción de la ópera, que reflejan el estado de ánimo del pobre Peter Grimes, un marino que acabará hundiéndose con su barco para escapar de las murmuraciones y los sentimientos de culpa que le acosan, evidente metáfora del sufrimiento de Britten como homosexual. Son estos cuatro fragmentos los que se publicaron luego independientemente y se interpretan como una suite orquestal o un pequeño poema sinfónico.

El primero, Amanecer, es el preludio de la ópera, el ancho mar salpicado por las olas, a la vez prometedor y amenazante. Sigue Mañana del domingo en la playa (3:43) con las campanas creando el fondo sonoro en el que cantan los pájaros y fluye la vida. Luego, el Claro de luna (7:17) iluminando el pueblo en un ambiente de calma tan bella como tensa, que desemboca en la feroz Tormenta (12:07) que acompaña la cólera y la desesperación de Peter Grimes hasta precipitarlo en su trágico final. Inmediatamente antes, en un momento de calma (14:30), se ha escuchado la música del angustioso soliloquio del marino en el primer acto de la ópera: “What harbour shelters peace? Away from tidal waves, away from storm, What harbour can embrace terrors and tragedies?” (“¿Qué puerto puede ofrecer paz? Lejos de las corrientes, lejos de las tormentas, ¿qué puerto puede proteger de terrores y tragedias?”)


BBC Symphony Orchestra. Sakari Oramo.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Primera mitad del Siglo XX y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Los Cuatro interludios marinos de Britten

  1. rexval dijo:

    No puc evitar “aprofitar”.Britten m’agrada molt. Realament és l’únic britànic que m’agrada junt a Purcell si deixem a banda Haenel, que s’hi va nacionalitzar. La meua obra favorita també aborda el tema de l’homosexualitat. És Death in Venice, escrita per al seu amant de tota la vida Pears. Realment, m’agrada més l’òpera que l’original de Mann. Òpera i peli, la de Visconti, em pareixen d’una bellesa tan sublim que el dolor que expresen queda a banda. En època de Wilde, l’homosexualitat es pagava amb presó i treballs forçats. Els europeus tenim un passat tan talibà com els integristes musulmans d’ara. Hitler els extirpava els òrgans sexuals i a la cambra de gas. No feia sinó seguir l’exemple de la Inquisició, que els torturava i manava a la foguera. en tinc una pintura medieval amb foc i tot.

    Britten, com Orwell o Wilde – que era socialista – va ser un artista compromés, com Abbado i Pollini. Amb Robert Pears organitzava concert per arreplegar fons i ajudar la República Espanyola. Això no ho pot oblidar qui es senta demòcrata. Jo li estic molt agraït. M’agraden els intel.lectuals qaue no miren cap un altre costat mentre davant de segons quines coses. No van ser els primers. Wagner ja parlava i escrivia de revolució i art.

  2. rexval dijo:

    Eixe “Haenel” és Haendel o Händel, clar.

  3. Josep Olivé dijo:

    Músico original donde los haya. Escuchas cualquiera de sus obras y saca uno la conclusión que todo, o casi todo, es de su cosecha particular. Ni formó parte de escuela alguna ni la creó tampoco. Su timbre sonoro y su orquestacion es muy singular, es única. Y su primera ópera es todo un compendio de lo dicho. Y son tan buenos estos interludios que enlazan los diferentes cuadros (el del Claro de Luna, muy especialmente) que se ejecutan habitualmente como pieza separada de la ópera en conciertos sinfónicos. Buen concierto pues este que os preparan en el Delibes. Muy bueno.

    • José Luis dijo:

      Tienes razón (qué raro), Britten es casi una categoría independiente. Y estos interludios crean una tensión brutal, y es lo que espero con más interés del concierto. La programación del Delibes me parece toda muy buena. Todavía no he visto al director titular…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s