Entre la nada y la pena

tiaanicalapirinaca
La Periñaca, una de las más grandes cantaoras que han existido, dijo una vez:  “El cante güeno es el que duele, el que nace de la pena”
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Parece que el apodo de la Tía Anica era “La Piriñaca”, no “Periñaca”, aunque una y otra son ensaladas, de Andalucia y Asturias respectivamente. La andaluza es la conocida pipirrana (tomate, pimiento verde y cebolla), tan distinta de la asturiana (basada en patata hervida) como distinta es la trágica seguiriya flamenca de la seguidilla castellana, a veces amorosa, muy a menudo satírica o jocosa. Aunque a veces se rie por no llorar, como el mancebito que en Don Quijote cantaba esta seguidilla, perfectamente apropiada para una seguiriya de esas que nacen de la pena:

A la guerra me lleva
mi necesidad.
Si tuviera dineros,
no fuera, en verdad.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Música, Popular y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s