Ne me quitte pas/Liszt/y más

No es agradable divulgar un plagio en la canción más emblemática de alguien tan grande y querido como Jacques Brel, pero lo cierto es que la música que acompaña los versos de las segunda y cuarta estrofas de su Ne me quitte pas (“Moi, je t’offrirai” y “On a vu souvent”) parece claramente copiada del Andante de la Rapsodia Húngara nº 6 de Liszt, algo que el cantante siempre rechazó, atribuyendo el evidente parecido al azar.

Ne me quitte pas / No me dejes, no
Il faut oublier / Hay que olvidar
Tout peut s’oublier / Todo se puede olvidar
Qui s’enfuit déjà / Lo que se fue ya
Oublier le temps / Olvidar el tiempo
Des malentendus / De los malentendidos
Et le temps perdu / Y el tiempo perdido
À savoir comment / A saber cómo
Oublier ces heures / Olvidar esas horas
Qui tuaient parfois / Que a veces mataban
À coups de pourquoi / A golpes de por qués
Le cœur du bonheur / El corazón de la felicidad
Ne me quitte pas… / No me dejes, no…

Moi je t’offrirai / Yo, yo te ofreceré
Des perles de pluie / Perlas de lluvia
Venues de pays / Venidas de países
Où il ne pleut pas / Donde nunca llueve
Je creuserai la terre / Cruzaré la tierra
Jusqu’après ma mort / Hasta después de muerto
Pour couvrir ton corps / Para cubrir tu cuerpo
D’or et de lumière / De oro y de luz
Je ferai un domaine / Haré una hacienda
Où l’amour sera roi / Donde el amor será rey
Où l’amour sera loi / Donde el amor será ley
Où tu seras reine / Donde tu reinarás
Ne me quitte pas… / No me dejes, no…

Ne me quitte pas / No me dejes, no
Je t’inventerai / Te inventaré
Des mots insensés / Palabras sin sentido
Que tu comprendras / Que tú entenderás
Je te parlerai / Te hablaré
De ces amants-là / De aquellos amantes
Qui ont vu deux fois / Que vieron dos veces
Leurs cœurs s’embraser / Abrazarse sus corazones
Je te raconterai / Te contaré
L’histoire de ce roi / La historia de aquel rey
Mort de n’avoir pas / Que murió por no haber
Pu te rencontrer / Podido encontrarte
Ne me quitte pas… / No me dejes, no…

On a vu souvent / Hemos visto a menudo
Rejaillir le feu / Reavivarse el fuego
D’un ancien volcán / De un viejo volcán
Qu’on croyait trop vieux / Que se creía demasiado viejo
Il est paraît-il / De modo semejante
Des terres brûlées / A tierras quemadas
Donnant plus de blé / Dando más trigo
Qu’un meilleur abril / Que en el mejor Abril
Et quand vient le soir / Y cuando atardece
Pour qu’un ciel flamboie / Para que un cielo arda
Le rouge et le noir / ¿El rojo y el negro
Ne s’épousent-ils pas / No se casan?
Ne me quitte pas… / No me dejes, no…

Ne me quitte pas / No me dejes, no
Je ne vais plus pleurer / Ya no voy a llorar más
Je ne vais plus parler / Ya no voy a hablar más
Je me cacherai là / Me esconderé ahí
À te regarder / Para mirarte
Danser et sourire / Bailar y sonreír
Et a t’écouter / Y para escucharte
Chanter et puis rire / Cantar y luego reír
Laisse-moi devenir / Déjame convertirme
L’ombre de ton ombre / En la sombra de tu sombra
L’ombre de ta main / La sombra de tu mano
L’ombre de ton chien, mais / La sombra de tu perro, pero
Ne me quitte pas… / No me dejes, no…

También en en la letra se han observado posibles influencias literarias, como la de Dostoyevski, en cuya novela breve “La dulce”, se puede leer una letanía que propone un sometimiento similar, encarnación animal incluida:

No te pediré nada más […], no me contestes nada, ni siquiera me hagas caso, déjame solo mirarte desde mi rincón, haz de mí tu cosa, tu perro…

Así como la de “Le dernier poéme”, de un poeta francés llamado Robert Desnós, víctima del Holocausto nazi, con una sombra entre las sombras:

J’ai rêvé tellement fort de toi, / He soñado tan intensamente contigo
J’ai tellement marché, tellement parlé, / He caminado tanto, hablado tanto
Tellement aimé ton ombre, / Amado tanto tu sombra,
Qu’il ne me reste plus rien de toi. / Que no me queda nada de ti.
Il me reste d’être l’ombre parmi les ombres, / Me resta ser la sombra entre las sombras
D’être cent fois plus ombre que l’ombre, / Ser cien veces más sombra que la sombra
D’être l’ombre qui viendra et reviendra / Ser la sombra que vendrá y volverá
Dans ta vie ensoleillée. / A tu vida soleada.

Y menos desesperado pero compartiendo bastante con el de Brel, especialmente en su última estrofa, es el poema de García Lorca “Tengo miedo a perder la maravilla”

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua, y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.

Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,
no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.

Sin embargo, todo esto carece de importancia: “Se compone una canción para tres palabras; tres palabras que un buen día perforan tu corazón, no sabes por qué. Para estas tres palabras se escribe un poema. Se buscan frases que las traigan, que las rodeen. Lo importante son esas tres palabras; el resto es relleno.” En Ne me quitte pas, en vez de tres son cuatro, pero esas frases del propio Brel pueden zanjar cualquier discusión, no sólo en cuanto a los antecedentes de su letra sino también al posible plagio en su música y a muchos otros plagios. Porque ni siquiera la triste historia de Ne me quitte pas, es capaz de ensombrecer ni esta insuperable canción de amor ni unas interpretaciones que muy pocos pueden emular

Aunque, Ne me quitte Liszt, por si el austro-húngaro se está revolviendo en su tumba, honrémosle debidamente escuchando completa su Rapsodia Húngara nº 6

O al menos el par de minutos de su Allegro final, tal como surge de los frenéticos dedos de Martha Argerich

Pero hay que acabar “comme il faut”:

-♦-

P.S. Respecto a la otra canción que sugiere el Andante de Liszt, después de lo que hace recordar a Brel, parece querer asomar [0:21] la tradicional rusa Ojos Negros,

que tal como evoluciona en esta interpretación podría llevarnos a La valse a mille temps

y… ya vale.

-♦-

O tendría que valer, por acabar con Brel y porque esto es ya muy largo. Pero no vale, porque la memoria musical de Neus ha descubierto la melodía del Andante de Schubert (y del Ne me quitte pas de Brel, porque si a∼b y a∼c, b debiera parecerse a c, y se parece) en una canción tradicional sefardí que escuchó en Pina, la película de Wim Wenders sobre la bailarina Pina Bausch, una infecciosa canción que haría más plausible la inocencia de Brel, o le inculparía en otra dirección. O, por la misma regla de tres, señalaría antes al mismo Schubert…

Se titula La prima vez, y no es preciso traducir el precioso ladino de su letra. Gracias en nombre de la historia de la música, Neus!

La prima vez ke te vidi
De tuz ojos me ‘namori
La prima vez ke te vidi
De tuz ojos me ‘namori

D’akel momento te ami
Fin a la tomba te amaré.
D’akel momento te ami
Fin a la tomba te amaré.

Aserkate me kerida
Salvadora de me vida
Aserkate me kerida
Salvadora de me vida
Descubrite i ávlame
Sekretos de la tu vida.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Antigua, Chanson, Parecidos, Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ne me quitte pas/Liszt/y más

  1. Josep Olivé. dijo:

    Ostras si, “La prima vez”, jope, sí. Brava Neus! En la película de Wim Wenders me parece que esta coreografiada de otra manera (creo, no estoy nada seguro) pero el youtube que muestras es maravilloso, en letra ladina (mestiza?), música y coreografía. Y efectivamente, el parecido con la rapsodia es patente. Y qué canciones, esta, y la de Brel más maravillosas. No creo que sean plagio, sino pura casualidad. Y si fueran plagios ambas, entonces, por favor, plagiar, plagiar, quiero más plagios! 🙂

    • José Luis dijo:

      Bien traidos y envueltos, desde luego, vengan plagios. Aunque no lo dijera por ellos, el comentario de Brel es perfecto. Yo tambien creo que, o es casual, o por un inconsciente musical colectivo, lo cual, despues de ver que “La prima vez” es una vieja canción tradicional”, no sería tan disparatado.

      El video es de la película, y, que yo sepa, sólo sale con esa coreografía.

      El parecido del Ne me quitte pas y la Rapsodia, viene hasta en la wikipedia, pero lo de “La prima vez”, creo que es primicia mundial, “La prima vez” (ejem) que alguien lo nota y lo publica. El blog pasará a la posteridad gracias a Neus.

  2. jblarga dijo:

    Qué buena entrada! Excelente blog! Gracias!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s