Dime, por favor, que la Novena sí que es de mi venerado Beethoven…

Ay madre

Esa fue la reacción de Josep al enterarse de que el Concierto para oboe de Cimarosa tampoco. Casi cuatro años después, recibo un correo de María Teresa (Gracias!) sugeriéndome escuchar el minuto uno de una composición sacra de Mozart, el Misericordias Domini K.222, es decir, este momento:

Parecido razonable

emoticono-gigante-emoticono

Primera fase: Negación. Es un montaje. Sin embargo, la escucha de otras interpretaciones acaba de un plumazo con esa posibilidad. Y la cosa, por lo que encuentro en la red, no es una novedad de última hora. Lo que, colateralmente, en palabras de Maria Teresa “¿sabes que prueba? Pues que todos los que dicen que han oído la integral de nosequien o de nosecuantos, mienten como bellacos, porque si escuchas esto es imposible que se te pase por alto!”

Pero la segunda fase no es de enfado, porque casos así están zanjados desde T.S. Eliot:

“Los poetas inmaduros imitan: Los poetas maduros plagian; los malos poetas deforman lo que toman, y los buenos poetas lo convierten en algo mejor, o cuando menos, algo diferente. El buen poeta funde su plagio en un conjunto de sentimientos que es único, completamente diferente de aquél del que fue arrancado; el mal poeta lo arroja en algo que no tiene cohesión.”

Aunque, con todo, en fin… que el motivo más famoso de la más famosa obra del más famoso compositor de todos los tiempos, sea de otro, y ese otro sea uno de los pocos que le pueden disputar el título… En cualquier caso, Beethoven no necesita defensa. Lo llamativo e inquietante no es el uso de una melodía ajena, común además en la época, sino que ese caso no lo sepa hoy hasta el último mono; lo más llamativo es que esa clamorosa copia para la Oda a la Alegría no sea un lugar común, un paradigma y uno de los principales ejes de cualquier discusión sobre el tema. Quizás es que la mitomanía impone silencios.

Pero, ya puestos, rescatemos del baúl de los recuerdos aquello de Bastien und Bastienne, la ópera del niño Mozart, cuya Intrada remite directamente a la de la Heroica

…pero que difícilmente pudo conocer Beethoven al no haberse publicado ese singspiel en su vida. Coincidencia, fuente común o acceso a la obra por caminos desconocidos, las alternativas de siempre.

Sea como sea, por no acabar desvistiendo a un santo para vestir a otro, habrá que recordar que también Mozart pillaba lo que podía, tanto que, según el crítico musical Giovanni Carli Ballola, “si Mozart hubiese vivido en nuestro tiempo, habría tenido que pasar mucho tiempo, por sus plagios, en los juzgados”. El Requiem es un buen ejemplo y mañana tendremos otro. Ahora, escuchemos completo el magnífico Misericordias Domini que Mozart compuso a los diecinueve años, en el que, cosas veredes, además de anticipar su propio Requiem, emerge en cuatro ocasiones la melodía que bien podría considerarse hoy la firma de Beethoven. La interpretación es del RIAS Kammerchoir y la Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin dirigida por Marcus Creed.

P.S. (01/08/2020): El motivo del Misericordia de Mozart en Catone in Utica de JC Bach, uno de sus maestros.

Detalles y discusión, aquí.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Parecidos, Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

42 respuestas a Dime, por favor, que la Novena sí que es de mi venerado Beethoven…

  1. Josep Olivé dijo:

    Esto necesita de un careo entre Amadeus y Ludwig. Seria apasionante, no? La verdad es que el parecido del tema del Himno a la Alegria y el inicio de la tercera con las respectivas obras que nos señales daría que pensar en el caso de no estar hablando de esos dos monstruos. Ya digo, en el caso de no tratarse de esos dos monstruos. De todas maneras estamos hablando de una época en que las citaciones entre compositores eran frecuentes y no estaban mal vistas, sino todo lo contrario, eran objeto de ejercicios de variación, como una referencia más de composición. En la misa de Coronación, y sobretodo en la excelsa misa incompleta en Do Menor de Mozart hay mucho Handel dispersado por el pentagrama. Estos días he escuchado por dos veces la larga ópera Fierrabras de Schubert y hay mucho Beethoven y algo de Mozart en ella. Nada que en aquella època fuera escandaloso, ni mucho menos. Pero de todas maneras, manda narices el descubrimento de este post. Por cierto, me confirmas o no me confirmas que la novena es de Beethoven? Sí, no? Es que ya dudo… 🙂

    • José Luis dijo:

      Pues ya ves: Ese trocito tan poco significativo no puede decirse que sea del todo suyo. De todas formas, este asunto de las citas y los plagios empieza a parecerme más complejo que interesante. Esta claro que en algunos casos hay caradura pura y dura y en otros, la vida pura y dura. Somos nosotros (y yo especialmente) quienes nos empeñamos en etiquetas y purezas. La novena es de Beethoven y de todo lo que escuchó, de todos los que le precedieron y le hicieron ser quien fue. He dicho. Pero volveré a las andadas, porque de algo hay que hablar. Por ejemplo, acabo de enterarme de que el Primer movimiento del tercer concierto para piano de Beethoven cita el primero del 24 de Mozart

    • josep.olivé dijo:

      Jope, que fino hilas…El 24 era el preferido de Beethoven (curioso que los dos únicos conciertos para piano de Mozart en tonalidad menor, el 20, Re menor, y el 24, Do menor, fueran sus favoritos). Es posible por tanto que utilizara esa pequeña célula de tres notas ascendente, pero rápidamente aparece su impronta indiscutible.

  2. maria teresa dijo:

    Es verdad, se tomaban “prestadas” algunas notas de aquí o de allá sin ánimo de copia, y además a Amadeus y a Ludwig yo se lo perdono todo. Como dice la frase de Elliot, Beethoven hizo algo mucho más grande con esas notas. Lo que me sorprende es que nunca lo hubiera oído hasta que me pasaron el fragmento, que rapidamente compartí con el “jefe”.

  3. ¡¡¡Se me ha caído un mito!!! Bueno, no, estoy exagerando un poco. Desde siempre, los artistas se han copiado unos a otros, el truco está en hacerlo sin que se note mucho y ponerle un mucho del propio genio a la copia. Lo que realmente sorprende es que la melodía sea de MOZART y que no se comente nunca, que no estamos hablando de un compositor precisamente desconocido, y la novena es más famosa que “la barbacoa” de Georgie Dann. Genial entrada, José Luis 🙂

  4. ¡Qué buena cita la de T. S. Elliot! ¡Qué cuco! En ella deja pie a que todos los imitadores se autoencasillen entre los buenos, negando que son imitadores malos…

  5. lluisemili dijo:

    La novena de Ludvig Van es un plagio descarado de la Fantasía para Piano Coros y Orquesta en DO menor OP.80 de Luwig Van. A cada uno lo suyo.

  6. timamót dijo:

    Mmmm, Mmmm, interessant, interessant … Jo també crec que es prenien notes dels altres. Tant a la història de la música, com a la de l’art, hi ha hagut sempre continuïtats (o cites o inspiracions d’autors anteriors) i moments clars de canvis.
    Però encara et brindo un terreny més per explorar. Copio del llibre d’Amedeo Poggi i Edgar Vallora: Mozart. Repertorio Completo, (no puc fer cursives al títol) de l’editorial Cátedra, 1994, pàg. 225, parlant de la K221 i K222:
    …”Se trata de dos composiciones que representan dos “polos” simbólicos del estilo sacro interpretado por M.: el ofertorio está manifiestamente tejido de contrapunto, y la misa está deliberadamente desprovista de polifonía.
    El ofertorio K 222 (CUYO TEMA EVOCA EL BENEDIXISTE DOMINE DE J.E. EBERLIN), (les majúscules són meves) es celebre en la producción sacra mozartiana porque será sucesivamente enviado -acompañado de una larga carta- a la “judicatura” musical del padre Martini, el ilustre teórico musical que, en 1770, había impartido a M. en Bolonia las “nunca olvidadas” lecciones de contrapunto” -fin de la cita-
    El llibre dels mateixos autors i editorial però dedicat a “Beethoven. Repertorio completo” no diu res de la K 222.
    Aquest J.E. Eberlin, (per a mi primera notícia d’ell) va ser organista i compositor i també molt apreciat per Leopold Mozart i apareix com a professor del seu fill.

    • José Luis dijo:

      No he pogut escoltar aquesta peça a internet, no la trobo. Però em sembla que l’Oda a la joia 😉 de la K222 no és el seu tema principal. I no acabo d’entendre que suggereixes. ¿Són teves les cometes de ”judicatura” i “nunca olvidadas”? Tampoc entenc el paràgraf final que transcrius: “Sucesivamente enviado”? Qui és el segon a la llista? ¿Què deia la “larga carta”? ¿És que la “judicatura” era un tribunal per resoldre litigis entre músics?

      Que el llibre de Beethoven no citi la K222 és el que és sorprenent. Tal com s’ha dit per aquí, començant per Maria Teresa, és impossible no detectar a ella les notes de la novena i no parlem d’una obra menor.

      A la Paupèdia surt i es pot escoltar Eberlin, amb uns comentaris molt bons. Aviat serà la referència. Si és que no la xucla la wiki.

      • timamót dijo:

        Miro de contestar-te ordenadament:
        1. Jo tampoc he trobat la peça d’Eberlin,… però no sóc tan experta cercadora com tú.
        2. El que suggereixo és que pot ser que el tema que ens ha recordat la 9ª simfonia,de B. fos d’Eberlin, utilitzada per Mozart.
        3. La cita del llibre és textual. les ” són dels autors. No meves. Només he posat majúscules, indicant-ho, al llegir el que he suggerit en el punt 2. Només localitzant i escoltant la peça d’Eberlin sortiríem de dubtes.
        4. Els autors diuen ´’sucesivamente enviado’ perquè Mozart deuria enviar més d’una vegada la partitura. No ho aclaren.
        5. Els autors diuen ‘judicatura’ perquè han agafat la paraula textual de la carta que Mozart envia a Martini. És una carta en què, humilment, li demana l’opinió sobre la K222. Res de tribunals. Demana el judici del mestre.
        El fragment de la carta és una mica llarg, (p. 226) i té la seva gràcia: el to adulador que fa servir Mozart per demanar el parer de Martini i com s’exclama de les condicions d’ell com a músic i compositor i els músics en general mal pagats. Si m’ho demanes, amb molt de gust, te la transcriuré, així com 3 línies de la resposta de Martini qualificant-la de bona música.
        Aquest món és un cistell de cireres: N’agafes una i segueixen penjades quatre o cinc, que a la vegada en portaran algunes més.

        • José Luis dijo:

          Aclarit, moltes gràcies per la feinada, les cireres de vegades pesen molt.

          No crec que la cosa vingui d’Eberlin, el text parla del tema (“cuyo tema”) i aquest fragment sembla més secundari, un ornament.

  7. Pau dijo:

    Gràcies per la referència! Afegiré, a banda de les fonts que cites, una altre ‘plagi’ de Mozart al petit Haydn, el de l’últim moviment de la famosa simfonia Jupiter.

    Vet aquí la simfonies:
    Johann Michael Haydn: Simfonia No. 29 – Finale Fugato-Vivace assai (1784)

    Wolfgang Amadeus Mozart: Simfonia No. 41 – Allegro molto (fugato) (1788)

    Tot i la sorpresa, els plagis o préstecs musicals van ser habituals. El del Rèquiem de Mozart (1791) amb el de Michael Haydn (1771) és claríssim. [com bé comentes en la teva entrada ‘La OBC y el Requiem de Mozart en L’Auditori (3)’]

    Gràcies per la feina!

    PD: Ahir vaig gaudir a l’auditori precisament del ‘duel’ Mozart vs (Joseph) Haydn… Personalment, la simfonia d’Haydn va guanyar la contesa! Tot un espectacle!

    Salut!

    • José Luis dijo:

      Aviat la notícia serà que una peça no citi cap altre.

      Me n’alegro de l’èxit de Haydn, segur que això farà que es vagi programant més.

      Salut. I visca el Barça. 😉

  8. No creo que lo haya copiado, aunque sí se parece..aquí les dejo mis argumentos:
    1) Mozart escribió más de 700 piezas y para que Beethoven haya escuchado esa en particular es muy poco probable, puesto que no tiene trascendencia alguna. Además no habían tocadiscos ni nada por el estilo como para escuchar cuando se les antojara música de determinado autor, la única forma era ir a un concierto.
    2)Tengo entendido que Beethoven comenzó con su sordera a la edad de 25 y se hizo grave a los 30 y durante los últimos 10 años fue una sordera total, de tal manera que dudo mucho que se haya acordado en particular de ese fragmento. Con suerte se escuchaba a sí mismo como para haber memorizado un fragmento tan pequeño durante tantos años.
    3) Entonces el himno argentino es una copia de un tema de Mozart https://www.youtube.com/watch?v=QMw7if74lBQ

    4) Vean este artículo http://www.infobae.com/2006/02/14/238315-el-plagio-mozart

    Creo que si los historiadores no nombran este evento en particular es porque es irrelevante o simplemente no coincide con el tema de Mozart. Los Mozartlovers deben dejar de ser ególatras y entender que un hombre sordo no habría memorizado un fragmento tan pequeño durante tantos años. Han pasado casi 200 años como para darse cuenta de que si hubiera sido un plagio ya se habría sabido. Les guste o no Beethoven es el más grande compositor de la historia, lo dijo el mismo Leonard Bernstein miralo aquí https://www.youtube.com/watch?v=9ZYn865RiRE

    Fue el primer músico que compuso música para si mismo y no para la aristocracia o la crítica..terminaré mi humilde aporte con algo que dijo Einstein:
    “Antes de Beethoven se escribía música para lo inmediato: con Beethoven, se empieza a escribir música para la eternidad.”

    • José Luis dijo:

      Puede que no lo escuchase, me es igual, seguiré siendo igual de Mozartlover y de Beethovenlover, porque, si lees con calma, verás que aquí no se pretende descalificar a tu ídolo, que, entre otras cosas, también lo es mío y de la inmensa mayoría de los aficionados. Eso sí: Tu idea puede ser la cierta, pero tus argumentos son bastante peregrinos. Sordo, Beethoven compuso lo que compuso; sinfonías, de la tercera en adelante, y creo que sabría leer partituras. No podemos saber si le llamó la atención la melodía de Beethoven, y la conservó en su memoria, o anotada. Lo que sí sabemos es que todos, también Mozart y Beethoven, usaban ideas ajenas, y visto lo visto, debemos felicitarnos de que lo hicieran. No sé si los autores del himno argentino plagiaron a Mozart, ni que tendría eso que ver, aunque ese sería uno de los casos a los que no se podría aplicar lo que dijo Elliot.

      Me ha sorprendido la cita de Einstein, alguien en quien no se espera encontrar una afirmación tan tajante y que, por lo visto, no habría escuchado, por ejemplo, a Bach. Pero comparto su admiración y la tuya por Beethoven, que no empaña absolutamente nada el hecho de que usase o no una melodía sugerida por otro. También comparto que lo valores porque compuso música para “si mismo y no para la aristocracia o la crítica”, pero creo que sería más exacto decir que compuso para la humanidad. Y fue tan grande que me da un poco de risa tanto pensar en atacarle como en defenderle.

      Un saludo

      • no entendí mucho tu comentario y eso que lo leí con calma, pero como es sólo un blog y no hay gente calificada para dar argumentos sólidos, supongo que está bien..mis argumentos son sólo ideas subjetivas, no hay base científica, por lo que no deben darle importancia.. además este debe ser el primer lugar del mundo en el que se pretende coludir a la novena con el otro fragmento y no tengo mucho que aportar porque en ninguna otra parte sale algo parecido, esto es síntoma y producto de gente que idolatra a alguien por ignorancia…
        Bach: Música para dios y para la iglesia
        Mozart: Música para el emperador y la aristocracia
        Beethoven: Música que durará hasta el fin de los tiempos.

        au revoir

        • José Luis dijo:

          Pues, con todo afecto te digo que yo releo el tuyo y no sé muy bien si me estás llamando ignorante o aventurero. Pero es igual. Aunque, desde luego, no soy yo quien he encontrado ese parecido, que si buscas por ahí vas a encontrar docenas de páginas, alguna con aspecto más sesudo que esta, que hablan de ello. En cualquier caso, nada importante, porque no lo es. Bien por tus versos finales, peeeeeeeeeeeero.. 😀 una cosa es quien paga el arte y otra a quien se dirige o a quien llega. Bach, Mozart y Beethoven, llegan al corazón del hombre, los tres, y casi te diría que no más uno que otro, y no creo que ninguno de los tres se pierda de nuestro mundo mientras sea un lugar habitable. Bach nos hace trascendentes a los no creyentes, Mozart excita nuestros sentimentos más felices y limpios y Beethoven… no sé muy bien, yo, como Goethe, me siento abrumado por su música, aunque a él le pareciera que eso no era una emoción.

        • José Luis dijo:

          Y si te parece, lo dejamos, amigos en Beethoven, en Mozart y en Bach (sin que el orden signifique nada) 😉

        • josep.olivé dijo:

          Idolatrar, lo que se dice idolatrar, lo capto más en tus afirmaciones. En nadie más, de quienes hemos expuesto nuestro parecer, lo he percibido. Y no te lo tomes mal. Es una simple reflexión de lo que leo. La percepción de la música es abstracta y subjetiva. Por tanto, no tiene sentido lo que afirmas al final acerca de para quién, o para quienes, una música fue creada. Y lo que afirmas de Bach y Mozart hasta suena a reproche. Como si el lugar, la època, las circunstancias, la sociedad y el momento histórico de la creación de una determinada obra no tuvieran ningún impacto sobre la misma. La mayoría de opus de Beethoven están dedicados a personajes de la aristocracia, de la realeza y hasta algunos a esa mezcla de poder político y aclesiástico. Y gran parte de su vida estuvo “esponsorizado” por potentes aristócratas. ¿Y qué? ¿Y qué más nos da esto ahora?¿Y qué más nos da ahora que Wagner pariera su obra al abrigo de acaudalados comerciantes (algunos de ellos judios, para más inri) o de un loco rey de Baviera?¿Qué más da que el padre del sinfonismo y de la música de cámara pariera toda la obra de toda su vida para un tal Esterhazy, rico y potentado príncipe?¿Pero qué más da todo esto en nuestros días? ¡Pero si las Pasiones ni las escuchamos en iglesia alguna y corremos a escucharlas en salas de conciertos! ¿Tan seguro estas de que La Flauta esta pensada para emperadores y aristócratas?. Sinceramente no te entiendo. Circunstancias extramusicales parecen dar y repartir créditos a todo un corpus de música absolutamente maravillosa creada por los tres insignes compositores que citas. Y no se por qué te detienes en esos tres. La lista es larguísima para encontrarnos con cosas que darían mucho juego. Pero un juego muy poco fructífero en todo lo que tenga que ver con el deleite de escuchar obras imperecederas. No solo de los tres que citas.

    • josep.olivé dijo:

      Yo creo que un sordo como Beethoven era capaz de memorizar por muchísimo tiempo pequeños fragmentos y más. Y precisamente por su sordera. De todas maneras, y en el caso de que así fuera, nada hay de malo en que hubiera citado o utilizado un motivo de otro compositor. Absolutamente nada hay de malo. Y tampoco se trata de hacer rankings de compositores o tops ten de obras de la historia de la música. Esto no es ninguna competición. La música misma entiende muy poco de esto.

  9. josep.olivé dijo:

    Ondia, tengo que releer este post entero porque hay tela! Y la de Fita hay que saberla cortar bien (o sea, imprimir y guardar). 🙂

  10. Pingback: Beethoven: Siete Variaciones para Violoncelo y Piano sobre el dueto «Bei Männern welche Liebe fühlen» («A los hombres que sienten el amor») de La flauta mágica de Mozart, en Mi bemol mayor, WoO 46 | Ancha es mi casa

  11. Pingback: Una cita muy emocionante | Ancha es mi casa

  12. laura dijo:

    La diferencia entre Beethoven y Mozart es simplemente que Beethoven fue lo que fue gracias a su incansable trabajo y a su talento en cambio el genio de Mozart era innato,solo imaginar lo que hizo Mozart con solo 35 años da escalofrios,,imagnad si hubiera vivido casi hasta los 60 años como Beethoven,entonces ya si que no habria dudas para quien dude de quien fue el mejor de la historia.No hay color…y recordad,Beethoven vivio casi hasta los 60 años,Mozart murió con 35….Beethoven siempre sera un segundon

    • José Luis dijo:

      Me parece casi sacrílego que llames segundón, no ya a Beethoven, sino a cualquiera de los grandes compositores. Entiendo lo que quieres decir, y es cierto que la muerte prematura de Mozart seguramente (aunque sólo seguramente) nos privó de más maravillas de las suyas, pero aquí, como en pocas ocasiones, las comparaciones son odiosas, además de estériles. Escucha una Tercera o la Septima o la Novena, o el 111, o la Hammerklavier, y llama a Beethoven segundón. Tan absurdo, eso sí, como llamar a Mozart segundón, escuchando cualquiera de sus muchas joyas.

    • José Luis dijo:

      P.S. Puestos a admirar, admiraré más al que es genio por su esfuerzo que al que lo es por genética. Aunque, en el fondo, también lo primero tenga mucho de genético.

    • José Luis dijo:

      Lo que afirma con criterio el simpático (además de inteligente y muy didáctico) Jaime Altozano en uno de sus divertidos e instructivos Youtubes es que la melodia viene del Gegenliebe pasando por la Fantasía coral, y que esa ruta la hace independiente de la del Misericordia Domini. El uso de esa canción en la Fantasia, y el de la Fantasia en la Novena es algo conocido y reconocido, e incluso se le dedicó aquí hace años una página. Pero para convertir la melodía del Gegenliebe hay que hacer unas modificaciones que la hacen curiosamente clavada a la de Mozart, y Altozano acepta esa casi identidad y no niega categóricamente ese origen : “No me encaja, pero todo puede ser”.

      Es posible que Beethoven, consciente o inconscientemente emplease la melodía de Mozart al adaptar su Gegenlibe. Pero también es posible, desde luego, que se tratase de una coincidencia. Habría que saber si pudo conocer esa obra de juventud de Mozart. Pero, más allá de la curiosidad, no creo que importe demasiado. Beethoven es mucho más que esas notas (que, en todo caso sería él quien habría llevado al cielo), y mucho más que su Novena. De modo que aunque se demostrase que el día que remodeló su canción acababa de oír el Misericordia de Mozart, nada cambiaría en la valoración del que, con permiso del padre Bach, a muchos nos parece el músico más grande de la historia.

      Gracias, desde luego, por compartir aquí tu información

  13. Pingback: Beethoven hasta en la sopa. 2.- Beethoven tocando ante Mozart – 1787 | Ancha es mi casa

  14. Pingback: Es igual pero no es lo mismo | Ancha es mi casa

  15. 921kibu dijo:

    Durante los paseos nocturnos por las calles del pueblo de mi madre, la de veces que he escuchado yo el concierto para piano nº3 de Beethoven y la de veces que me he repetido con el corazón en un puño «Esto… esto tendría que ser mozartiano; debería pertenecer a él. ¿Será otro él?». No soy un experto en música sino todo lo contrario. Nunca vi el paralelismo con el concierto nº24 de Mozart porque soy adicto al nº 20, además, de porque no soy músico, no domino la materia. El compositor que más me gusta o que considero que su música alcanza una profundidad mayor en mi mente, a quien considero más “puro”, esto no quiere decir que sea el mejor, por supuesto, además de porque, como dijo Berlioz, «el arte no es una carrea de caballos» es Mozart. Sin embargo, como a un número creciente de seres humanos, el corazón se me divide, se me parte al ponerlo al lado de Beethoven; porque Beethoven fue enorme; grandísimo. Lo que pones de relieve en tu texto me genera mayor admiración por ambos. ¡Esos paralelismos son magníficas noticias! Gracias por iluminarnos a los neófitos. Y enhorabuena también por el blog.

    • José Luis dijo:

      Una vez atribuí a Mozart ese mismo concierto en casa de un amigo de infancia cuyos conocimientos musicales admiraba yo casi tanto como su equipo Hi-Fi. Puso los ojos como platos rasgándose las vestiduras, éramos muy jóvenes, pero inmediatamente se quedo pensativo y acabó coincidiendo.

      Tampoco soy un experto un música, aunque tampoco todo lo contrario. (Por cierto, no sabía yo que la literatura fuese lo contrario de la música, pero ahora he recordado una observación de ese mismo amigo sobre lo relativamente raro que era encontrar aficionados a la música entre los letraheridos.) El que no sabe enseña, dicen, y es mi caso: Me encanta explicar(me) lo que voy aprendiendo

      Creo que nadie ha hecho evolucionar la música tanto como Beethoven, aunque habría que ver a dónde la habría llevado Mozart si hubiese vivido más años. Además, me llega más hondo, a niveles que controlo menos, más inefables. Y muchas de sus obras siempre me parecen nuevas; todas, si se interpretan con gracia. Y “quiero” más a Beethoven.

      Después de ojear un poco tu blog he acabado por empezar a leerlo desde el principio. No hace falta que me lo digas: Peor para mí. Pero muchas gracias.

      • 921kibu dijo:

        ¿Te parece poca responsabilidad transmitir el conocimiento a las generaciones futuras? Sorprendentemente (o quizá no tanto), la docencia no disfruta del respeto del conjunto de la sociedad, menuda paradoja; sin maestros, o con maestros sin recursos adecuados, en pocos años el colectivo será imbécil. Si no os prestamos suficiente atención, me da a la nariz que España en el 2071 será un país de chichinabo.

        Soy letraherido; soy corcheaherido… el arte y su inalcanzable e implícita narrativa (mágicamente inalcanzable al escuchar el 2o. mov. de la 7a. sinfonía de Beethoven, o los meandros argumentativos y la coherencia de su punto más profundo pertenecientes al 1er. mov. del concierto para piano n°20 de Mozart) me obnubilan. Me obnubilan Borges. Joyce. Conrad. Nerval…

        Pero tengo una carrera de ciencias. No hay ninguna incompatibilidad en ello (creo), disfruto igual la búsqueda lógica de la solución a un problema (cuanto más intrincado, mejor), igual que interrogándome a mí mismo acerca de las obras de los genios del párrafo anterior.

        Tu blog es una auténtica maravilla. Con el paso del tiempo has parido una joya. Mi blog es un cajón secreto, una puerta por donde evadirme de lo malo que hay en el mundo; el umbral por donde escapo de mí mismo.

        ¡No sabes cómo disfruté anoche leyéndote sobre Mozart y su Requiem; que sorpresa tan grata descubrir que no se le enterró de tan mala manera!

        • José Luis dijo:

          Supondrás lo halagado que me siento. La verdad es que, ahora que estoy repasando el blog, veo algunas cosas que no están mal (también algunas de pena) y me da la sensación de que sería incapaz de volverlas a escribir. Y con lo que me cuesta, ni me pondría. Pero son casi 2500 entradas, muchas escribiendo lo que me gustaría leer a mí, lo que voy encontrando inteligible para un profano y lo que voy aprendiendo. Siempre he creído que quien descubre y comprende bien algo complejo está en las mejores condiciones para transmitirlo, porque conoce bien las dificultades y la forma como las ha superado. Que alguien me diga que ha disfrutado con algo que le he descubierto yo, es como jugar al mus y ganar.

          Las generaciones futuras… qué verán…

  16. Pingback: Frutos de un amor recíproco (todos legítimos, no todos reconocidos) ® | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s