En la cola del súper

Ya tenemos en el pueblo nuestro enfermo de coronavirus, ingresado con una neumonía de cuidado. Se contagió hace un par de semanas en la cola del super del pueblo grande más cercano, que aquí somos quince y no hay más que teleclub (ahora cerrado), y gracias. Dicen que el sábado, después de dos días de fiesta, aún había más gente en el super. Hacen poner guantes a la entrada, pero no mascarillas porque no hay, aunque se ha formado un grupo de “costureras solidarias” que va donándolas a quienes más las necesita, como los alrededor de 200 abuelos de las tres residencias de un pueblo con mil habitantes y una docena larga de iglesias. No hay mascarillas para todos, y no porque la OMS las desaconsejara en el titular añadiendo con minúsculas que era para no desabastecer a los sanitarios, sino porque, después de un mes con economía de guerra, no se ha podido poner en funcionamiento a gran escala la sofisticadísima tecnología de esas costureras. Por eso, y por ninguna otra razón, como reconocía implícitamente un ministro (que estará soñando en que le dejen dimitir) cuando hace unos días dijo que el gobierno no iba exigir la obligatoriedad de algo que no se podía cumplir; muchas gracias señor ministro, por su bondad y porque se le ha entendido todo.

Claro que la culpa debe ser de la gente. La campaña informativa ha sido completísima: Quédate en casa. Y resistiré. Pero resistir sin comer es difícil. Y mareados con centenares de opiniones emitidas por expertos de la prensa del corazón y los deportes y con la confianza por los suelos desde hace ya mucho tiempo, no se ha machacado la idea crucial, que es por otro lado la que más cuesta hacer entender al personal: Aunque te sientas en plena forma, puedes estar contagiando a tu vecino. Aléjate de todos. Evita lugares cerrados. Procura que te lleven a casa lo que necesites. Cualquiera puedes contagiar o ser contagiado. Tú también. Pero no: Qué buenos sois, qué buenos son nuestros sanitarios, qué buenos somos todos menos los que nos critican. Quédate en casa. Y la firma, eso sí: Lo paramos unidos y unidas.

Ni buena información ni tampoco contención, que también debe ser complicadísimo pedir o poner un agente en la entrada de los supermercados, como lo hubiera sido vigilar las salidas de las ciudades en cuanto se decretó el estado de alarma, y desde luego, no anunciarlo y dejar dos días de barra libre.

No. Mucho más  que dinero ha faltado inteligencia, profesionalidad y honestidad. Pero cada cual sabe de lo que sabe y está a lo que quiere estar y aquí nos ha tocado con un bobo y un predicador que están a lo suyo y de trigo no saben nada. No. Mi vecino enfermo no hubiera necesitado más plazas de UVI, ni tampoco más sanitarios. Le están atendiendo bien a costa de las espaldas de los profesionales que quedan en pie después de haber resultado diezmados como en ningún otro lugar del mundo. Mi vecino tampoco sabe si hacer más PCR le hubiera evitado pillar este virus y puede entender que a lo mejor no sea a estas alturas fácil conseguir esas pruebas. Pero lo que no puede ni debe entender es que no le hayan sabido convencer de que estar en un cola podía ser tan peligroso, que no hayan utilizado las mismas energías que le dedican para conseguir su voto, o, en todo caso, que nadie le obligase a mantener distancias en esa cola. Y lo que desde luego no puede ni debe entender es que quizás muera por no haber dispuesto de un trozo de tela que no cuesta más de cincuenta céntimos.

Pero que no le llamen tonto. Es el mismo al que alaban en las campañas electorales, aunque la verdad es que ya hace mucho que no se cree nada de nadie, como tantísimos, como demasiados. Y no es su culpa.

Ayer noche el pueblo suspiró aliviado al enterarse de que nuestro vecino estaba mejor. Pero desde que sabemos que un nuevo vecino invisible ronda por aquí, el silencio es aún más aongojante.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a En la cola del súper

  1. kalamar 67 dijo:

    Parece que don covid19 y sus mutaciones campan a sus anchas desde Enero por España y que los portadores se cuentan a millones. No se salva ni el Pupas y pronto todos esquizos, pobres y enfermos.
    “Nextstrain ha registrado 1.495 genomas del coronavirus, es decir, 1.495 variaciones de la enfermedad a lo largo del mundo. Pone a disposición de cualquiera una herramienta para analizar cómo ha sido el viaje de la enfermedad a lo largo del planeta hasta el día 20 de marzo.”
    del artículo (interesante a pesar del sesgo) de DBernabé, https://blogs.publico.es/otrasmiradas/30966/la-propagacion-del-coronavirus-por-europa-contra-la-narrativa-centroeuropea-derechista/ que le echa la culpa de la propagación a los viajantes y directivos.
    Digo, normal, la globalización y añado, suerte que anularon el Mobile Congress!

    • José Luis dijo:

      Un virus se multiplica billones de veces en el organismo, y muy de tarde en tarde, comete un “error” y las copias tienen una pequeña variacion, de modo que habran detectado 1495 variedades pero seguro que hay bastantes mas. El problema sera que una de esas variedades sea peor, porque si este pcv (*), que ya tiene la propiedad de transmitirse desde gente con muy pocos o ningun sintoma, mutase a uno más letal, lo tendríamos crudo.

      No me preocupa tanto el viaje que ha hecho el virus como el que le queda por hacer, y el titulito del articulo se retrata por si mismo, viva la ciencia. Me ponen enfermo los estudios exculpatorios, porque desde luego solo ayudan a quienes pueden tener algo que temer, pero no a los enfermos. Especialmente cuando cualquier critica de un error, que eso si puede servir para algo, es considerada propia de fachas desestabilizadores o, en el mejor de los casos, de “narrativa derechista”. Ahora mismo, me ha venido a la cabeza Chernobyl.

      (*) Dejo a tu sagacidad descubrir el significado de estas siglas

    • José Luis dijo:

      He leido el articulo, eres muy amable diciendo que es sesgado. Y solo hay que reproduicir aquí un párrafo:

      “La clave, siento contradecirlos, no es Pedro Sánchez, ni Giuseppe Conte, ni Fernando Simón, ni Pablo Iglesias, ni las feministas, ni siquiera los turistas chinos. Quienes trajeron y extendieron el virus por Europa fueron los centros financieros. La extensión física de las redes del dinero. Probablemente el último gesto de un cuestionable triunfo de la globalización.”

      Glorioso. Pero queda el final

      “Quizá este artículo no es un meme, quizá no es un bulo de guasap, pero quizá merece ser leído y compartido para que los que siempre se salen con las suya esta vez no lo hagan. Que la única pandemia que suframos sea la vírica, no la de la desinformación.”

      De cachondeo, de pena, de vómito. Y me ratifico. ¿A quien le sirve este delirante ataque defensivo? Mañana serán tambien los centros finacieros los que nos han impedido fabricar mascarillas. Y si las pedimos, será naturalmente para joder y no para que de una puta vez se pongan a lo que se han de poner.

    • José Luis dijo:

      Estoy incendiado. “Que la única pandemia que suframos sea la vírica, no la de la desinformación.” De hecho, esta diciendo que le importa más ganar la batalla de la información que la sanitaria. Y asi es. Y para eso trabaja el firmante. Y es para bajarse del barco.

    • José Luis dijo:

      Y todo eso sin entrar en que no puede quitar responsablidad a la p. manifestacion del dia 8, por mucho que hubiesen otras vias de entrada del virus. Que, poca o mucha la la tuvo. Pero es que paso de eso, ya está, y no sirve para nada revolverlo. Mascarillas y pruebas. No hace falta que lleven escudo de ningun partido. Ahora. Y ahora de lo que me acuerdo es de lo del Prestige, de la que montaron cuando tampoco había ya nada que hacer. Será aquello de lo que piensa el ladrón.

    • José Luis dijo:

      Y no me vuelvas a enviar enlaces a cosas así, que ya ves cómo me pongo 😀 😀

    • Josep Olivé dijo:

      El artículo que citas, Carme, tiene un sesgo político que asusta, en donde lo único que persigue es defender la actuación y la gestión del gobierno. Y es que mi valoración de su gestión nada tiene que ver con el origen “infinitesimal” del virus, ni de su procedencia científica, sino de que este actuó tarde y mal con la información de que disponía. Cómo es posible que no se actuara dos o tres semanas antes con la información que se disponía de China y Italia? Cómo es posible? Cómo es posible que estando el norte de Italia absolutamente infestada de virus y sabiendo de su potencial de contagio aquí se continuara alegremente con nuestro modus vivendi? Y ahora lo tremendo: es que yo creo que sí se sabia pero por razones políticas, y sólo políticas, las manifestaciones del 8-M resultaron prioritarias. Que el artículo subestime la capacidad de contagio de manifestaciones en donde en un metro cuadrado pueden haber hasta cuatro personas me parece de una frivolidad que dice muy poco del firmante.

      Pregunta acerca del Mobile: cómo es posible que las grandes empresas que participaban fueron cayendo una tras otra cancelando su participación alegando la seguridad de sus trabajadores ante una concentración tan masiva y que todo un gobierno (los dos, el de aquí y el de allá) y demás expertos consideren que no había razón para la cancelación? Cómo es posible? Pues muy sencillo: porque las enormes corporaciones y empresas multinacionales tienen más datos que los gobiernos acerca de….todo! Solo con la actuación preventiva de dichas empresas, los gobiernos, en lugar de acuasarlas de pusilánimes e infravalorar sus decisiones tenían que haberse preguntado: somos nosotros los que no estamos al tanto de lo que esta ocurriendo? Pero no, se prefirió hacerse el “machote”…”son unos miedicas”. El resultado es espeluznante.

  2. Josep Olivé dijo:

    Era cuestión de tiempo que el contagio llegara a los pueblos pequeños alejados de grandes capitales. Y se va a extender más aún, pero con las prevenciones y medidas que la gente sensata ya aplica creo que no será ya de una irrupción incontrolada. Es ya tan conocido el enorme daño causado que una parte mayoritaria de la población tiene muy en cuenta qué hacer y qué no hacer. Y como Delibes mostró en su día y en numerosas de sus novelas, hay más cordura en el señor Cayo que en cien o mil urbanitas juntos. Bueno, no se si decía esto pero más o menos así lo entendía yo.

    Una pregunta si tengo: siendo tan aleatorio o imprevisible el contagio, y siendo como somos tan vulnerables al mismo por muchísimas circunstancias diferentes, como se tiene tanta seguridad de que fue en la cola de un supermercado? No puede haber sido dentro con algún contacto inesperado o a través del contacto de algún alimento o envase o en el pago mismo o incluso por el aire respirado? No pudo haber sido también en los numerosos contactos que instintivamente hacemos al desplazarnos a pueblos más grandes? Tener esa seguridad no puede hacer que se crea que solo hay una persona contagiada en el pueblo y por tanto dejar de investigar si pudiera haber algún caso más?

    • José Luis dijo:

      No te creas. En todas partes hay listillos que creen saber más que nadie y no se asustan hasta que le ven las orejas al lobo. Y a los más mayores cuesta mucho hacerles entender estas cosas de que puedes ser tan peligroso estando bien. El otro día fui a llevarles unas mascarillas a una abuela y al abrir la puerta me decía, “Pasa, pasa”.

      Efectivamente, no siempre puedes afirmarlo con absoluta seguridad, pero hay casos que cantan. Suele funcionar al reves: Cuando sabes el día de inicio de los síntomas preguntas donde han estado cuatro o cinco días antes. No se habia movido del pueblo, salvo el dia que fue al super, y a ningun otro sitio. Y al pagar estuvo al lado de una persona que al dia siguiente la PCR dio positiva, la unica nueva esos dias.

      • kalamar 67 dijo:

        el 8M estaba en Palma y ya nos movimos poco, ni al cine fuimos, y menos a la mani. Si ya íbamos con precaución, nosotros los ignorantes, era obligado que los gobiernos i governs empezaran a ponerle escudo al tema. Sí, tarde y mal, todos.
        Espero que estéis bien, JL, y bien confinados y palante-palán.

      • José Luis dijo:

        Josep: Me olvidaba. Desde luego, no deja de ser una presunción, y no dejan de hacerse controles a contactos. Otra cosa es que no haya pruebas para todos…

        Más importante: Es cierto que el pcv ese puede transmitirse por el aire y por objetos, pero esas vias son relativamente mucho menos relevantes. Hablar, y no te digo ya estornudar o toser, es lo que elimina más virus y contagia más, especialmente por las manos. El virus te va a la chaqueta, tu la tocas con los dedos, la mano a la boca y listos. Hay que extremar precauciones, pero lo mas importante es lavarse las mans BIEN y a menudo y mantenerse lejos de la gente. Y mascarillas, pero eso no tú: Todos.

  3. Pingback: Ha muerto | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s