Arthur Schnitzler – Relato soñado

Un relato perfecto pero un reto muy difícil para cualquiera que pretendiera llevarlo a la pantalla, aunque ese alguien fuese Stanley Kubrick. Con todo, mejor entendida tras leer la novela, cabe preguntarse lo que hubiera sido Eyes wide shut si el genio hubiese dispuesto de tiempo para los toques y decisiones finales o quizá para otro montaje, aunque algunas opciones tan poco acertadas como la elección de Tom Cruise ya no tenían remedio.

Cuarenta y ocho horas de un joven médico en la Viena de principios del siglo XX, simétricamente divididas por el sueño que le confiesa su esposa, más nítido pero no menos revelador de deseos y verdades ocultas que lo vivido por él. Descubrimientos perturbadores,  “deseos escondidos y apenas sospechados que hasta en el alma más pura y más clara pueden provocar turbios y peligrosos remolinos”, es decir, el inconsciente freudiano que Arthur Schnitzler anticipaba con enorme agudeza para desesperación de su descubridor oficial.

“Voy a hacerle una confesión que usted tendrá la bondad de reservarse por consideración a mí, y de no comentar con ningún amigo ni extraño. …/.. He tenido la impresión de que usted aprendió por intuición -aunque en realidad fue por introspección- todo lo que yo he tenido que desenterrar en otras personas mediante una labor agotadora” 
Sigmund Freud, 1922

Deseos que se empiezan a desvelar desde que un baile de disfraces provoca un áspero juego de la verdad en el que la pareja se confiesa las infidelidades que bien pudieran haber sido aunque no fueran, y que abre la puerta a un periplo cada vez más arriesgado para el Dr. Fridolin, arrastrado por  “un soplo de aventura, libertad y peligro” a las profundidades de su ciudad y de su alma.

De vuelta a su hogar, a pesar de que “con un ligero estremecimiento se dio cuenta de que ningún otro lugar lo atraía menos que su casa”, se ve despreciado en el explícito sueño de su esposa.

” Y se echó al lado de Albertina que parecía dormitar ya. Una espada entre los dos, pensó de nuevo. Y luego: yacemos flanco contra flanco como enemigos mortales. Pero eran solo palabras.”

En la segunda jornada, rehace el camino tratando de comprender lo sucedido en la anterior, pero desde la luz del día y la realidad no hay respuestas. Y vuelve sin ellas a casa:

 – ¿Qué vamos a hacer Albertine?
Ella sonrió, y tras una breve vacilación, repuso:
– Dar gracias al Destino, creo, por haber salido tan bien librados de todas esas aventuras… de las reales y de las soñadas.


– ¿Estás segura? – le preguntó él.
– Tan segura que sospecho que la realidad de una noche, incluso la de toda una vida humana, no significa también su verdad más profunda.
– Y que ningún sueño – suspiró él suavemente – es totalmente un sueño.

Novela psicoanalítica de complejo simbolismo, la película resultó incomprensible o sencillamente mala para muchos buenos aficionados, pero el libro es una indiscutible obra maestra. Es asombroso el poder de Schnitzler para arrastrar al lector al mismo estado de ensoñación en el que sumerge al protagonista de su magnífica obra. Hay que parpadear y respirar hondo al acabarla.

________________________________________________________________

Ultimas palabras de la película, un desacertado añadido de Kubrick pretendiendo cerrar simplonamente una historia que Schnitzler dejó abierta.

________________________________________________________________

ACTUALIZACIÓN (3/7/12)

Sólo han pasado doce años (que a mis alturas ya son pocos) desde que vi Eyes wide shut y debo rectificar lo que he escrito de Kubrick: Su película no necesita ningún cambio en el montaje, está perfectamente equilibrada y las más de dos horas y media que dura pasan en un soplo. Schnitzler indaga y da los primeros pasos en un mundo de una sexualidad que se revela omnipresente al ceder el dique de la represión, y Kubrick, en la línea que siempre le ha caracterizado, opta por ser claro y explícito, mostrándonos celos, inseguridades, deseos  e insatisfacciones muy reales y concretas, eliminando toda ambigüedad y añadiendo una escena de su cosecha en la que todo queda perfectamente explicado (aunque no todas las dudas resueltas) y unas palabras finales que cierran y transforman la historia, dando el protagonismo y la respuesta a la mujer. O a las mujeres, que no son precisamente ellas las que suelen tener los ojos cerrados de par en par.

Sigo pensando que Tom Cruise no era el actor adecuado, y está especialmente mal en la primera parte, mientras que Nicole Kidman hace una interpretación prodigiosa. Una gran película, quizá su único defecto es que algunos necesitamos verla más de una vez para enterarnos.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Arthur Schnitzler – Relato soñado

  1. Titus dijo:

    Eyes Wide Shut, que tantas críticas recibió y sigue recibiendo, es un peliculón. Entre la obra de Kubrick hay películas peores (al menos una, aunque siga siendo una gran película) y actores mucho peores que Tom Cruise (bastantes) que no parecen molestar a nadie. Ah, y el final añadido a Eyes Wide Shut me parece una genialidad, mucho mejor que el final abierto original y una forma de cerrar toda una carrera cinematográfica con un par.

    • José Luis dijo:

      Yo no entendí nada de nada y tengo intención de volverla a ver. Quizá el final le vaya bien a la película, pero a estas alturas no le veo el valor (en ningun sentido) y para la novela me parece una patada en el par.

      ¿Cúal es la menos grande para tí?

      • Titus dijo:

        La naranja mecánica, que estéticamente está muy bien pero sufre varias caídas de ritmo, cosa que no pasa en ninguna otra película de Kubrick (dejando aparte 2001, cuyo ritmo es bastante peculiar). Y Malcolm Mc Dowell no es mejor actor que Tom Cruise, ni mucho menos.

  2. Àngels dijo:

    Coincido plenamente contigo porque incluso,me acomplejé (es un decir) ya que pensé que
    debía ser una ignorante total, porque no entendí nada de nada y pensé en la frase de Raimon
    “nosaltres no som de eixe mon) Adiós y MUASSSS

  3. timamót dijo:

    Gràcies pel post. Jo ja m’he apuntat la referència de la Biblioteca per llegir la novel·la. A mi la pel·lícula em va desconcertar i en una segona visió la vaig entendre més; però, per mi, té un greu problema de càsting: Tom Cruise, que el trobo un actor inexpressiu i poc creïble. En canvi, com moltes de les pelis de Kubrick, la banda sonora em va “enganxar” . Era un home que estimava la música i sabia donar-li un protagonisme extraordinari!

    • José Luis dijo:

      Jo crec que es una adaptació dolenta, i prescindint de la novel•la, tampoc em sembla ben explicada, però la vull tornar a veure . Vaig escriure un apunt sobre el famós vals comentant una mica també l’ús de la musica a les seves pel•lícules

      • timamót dijo:

        Ja he vist el post i els comentaris (Colbran!); a mi no solament em va seduir el vals de Shostakovich, també la “Música ricercata” de Ligeti capaç de crear una atmòsfera tan inquietant i “Nuages grises” de List

      • kalamar dijo:

        Em sembla que allà te’l vaig recomanar, JL. Encara el tinc pendent, i ha passat més d’un any. De la peli, només afegir que té escenes increïbles (el ball a l’ètic àtic i a la botiga de disfresses, dos cops) i altres de més fluixes com el final. Me la tornaré a mirar, que vull veure aquell piano i sentir al Ligeti en acció!

      • José Luis dijo:

        Si. Me lo descubriste, porque llevaba tiempo buscándolo con nombre de autor equivocado, y ni a tiros.

        Musica Ricercata en la peli

        Nuages grises:

  4. vicicle dijo:

    Yo, como sólo tenía “eyes” para la Kidman. 😯 Del crucero de Tom ni me enteré que cruzaba la pantalla. Imagínate del resto. Lo siento. 😦

  5. OLYMPIA dijo:

    Em va semblar una pel·lícula magnífica i la novel·la de la qual parles aquí-el seu origen-també és molt bona i tremendament representativa d’una època.
    A veure si aviat sabem la cançoneta.
    Salutacions José Luis!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s