Roberto González-Monjas, otra feliz realidad

Este año cumple 30 y ya es concertino de la Academia de Santa Cecilia de Roma y de la Orchester Musikkollegium Winterthur. También dirige, es profesor de la Guildhall School (en la que completó su formación después de pasar por Salzburgo) y colabora en la función pedagógica y social de la Academia Filarmónica Iberoamericana de Medellín. Roberto González-Monjas nació en Valladolid y sus primeros profesores fueron músicos de la OSCyL, de la que ahora es artista residente. Esta pasada semana volvió al Auditorio Miguel Delibes con el espectacular Concierto para violín de Esa-Pekka Salonen, “uno de los mejores de la historia” según él mismo, en el que el director y compositor fines lleva al límite las posibilidades expresivas del violín en un hipnótico recorrido por casi todos los sentimientos imaginables. Consecuentemente, un reto mayúsculo para quien se atreva a interpretarlo, reto que González-Monjas superó con matrícula de honor, y porque no hay más. Ni el concierto, estrenado en 2009, ni el violinista, son ya un descubrimiento, pero el que no los conozca, hará muy bien tomando nota.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s