Cuando era la gripe

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cuando era la gripe

  1. josepoliv dijo:

    No le tenía ningún miedo a la gripe. Lo veía algo casi natural, todo un clásico de la época invernal. Cada equis años uno sabía que tocaba pasarla. De todas maneras ya ni recuerdo el último año que la padecí. Pero lo de ahora debo reconocer que me tiene desquiciado. Y no acierto a entender esa rara sensación que me invade muchas veces con la conducta de tanta y tanta gente que debe creerse inmortal. Y esa puta sensación se me vuelve como un boomerang y me golpea con fuerza: seré yo que me creo demasiado mortal?

    • José Luis dijo:

      Todos debemos estar un poco tocados. Viendo peliculas, cuando dos personas se acercan en un espacio cerrado, más de una vez me encuentro pensando en cómo se atreven a ir sin mascarilla… La cabeza te dice que, vacunados con tres dosis el riesgo de enfermar de gravedad es bastante inferior que el de sufrir un accidente de tráfico, y que, ahora mismo, lo que hay que procurar es no necesitar de los médicos y rezar para que no se suiciden, pero la cabeza ya no está para muchos trotes. Respecto a los inmortales, hay demasiada gente que solo atiende y cultiva lo que cree que le conviene.

      • josepoliv dijo:

        En cada ola este país, el nuestro, acaba ganando el gran premio de la montaña, el de metas volantes y se viste con el maillot amarillo. Eso yo no lo veía desde que mi ídolo deportivo, Eddy Mercks, dejó la bicicleta. Desde Noviembre este país ha luchado con esmero por conseguir todos estos trofeos. Tiene su mérito. Mucho mérito. Porque tiene mérito no hacer NADA cuando día tras día, uno tras otro, se veía venir lo que ha pasado, esta pasando y pasará. Y nada más que mero maquillaje de hacer ver que se hace algo cuando ya nada tiene remedio, nada de nada mínimamente eficaz se ha hecho para amortiguar al menos tal descomunal avalancha de contagios. Bueno, en una cosa ha habido un extraño consenso: esta ola no es tan grave como las otras. Ja, ja , ja. Será para tapar tanta vagancia? Será para que no molestar en la hora de la siesta a los que debieran establecer medidas para intentar evitar un tsunami llamado omicron? Porque, efectivamente, claro, las vacunas nos han salvado de una catástrofe segura, perfecto, muy de acuerdo, hay muchísimo más contagio pero menor impacto en su gravedad, de acuerdo, incuestionable, pero señores, el contagio es tan desmesurado que el resultado es el mismo: CAPs colapsados, hospitales diezmados en personal sanitario y UVIs hasta la bandera. Y cuidadín no padezcas una enfermedad grave de cualquier otro tipo porque «lo sentimos pero hay cola y las plazas son limitadas»…limitadas por el covid, claro. Si el resultado es más o menos el mismo, cómo es posible que se diga que la situación no es tan grave? Se de familiares privados de visitar a hermanos o padres o abuelos internados en hospitales por un ictus, o un infarto, o hasta por un tratamiento intensivo de cáncer y no pueden hacerlo. Por qué? Porque claro, hay mucho covid. Y hay mucho covid porque NADIE se ha mojado ni ha tenido pelotas para imponer medidas para prevenir tanto covid. Porque tener agallas para hacerlo es poner la primera piedra para perder las elecciones, porque hablar claro a la gente y decirle la verdad es poner la segunda y la tercera piedra para perder el cargo. Sabes José Luis? Llevo ya dos años evitando reuniones familiares en época navideña, procuro conllevar con prudencia la continua amenaza de contagio y se perfectamente que este se puede dar de la manera más tonta o fortuita, claro que sí. Pero me siento un memo, un ser raro, casi un apestado al constatar que, decididamente, las ventas, los regalos, el pavo, las uvas y el roscón son, para la gran mayoría, muchísimo más importante que la salud.

        • José Luis dijo:

          La falta de decencia de nuestro amado lider supera todo lo imaginable. Esta practicando el libro de Petete del buen gobernante, bueno para él, claro: Nunca dar malas noticias. ¿Recuerdas cuando se le llenaba la boca con lo de doblegar la curva? Ahora es cuando eso tiene aún más sentido, porque si nos infectamos todos pero poco a poco, no pasa nada más que con la gripe, eso es (de momento cierto). Pero eso significa pedir paciencia y eso es mucho pedir. Lo de sangre, sudor y lágrimas no vende.

          Y todo esto, no creas que no lo capta la gente, incluso los que le van a seguir votando por esa fidelidad al partido que tiene mucho de religioso y de sostenella y no enmendalla. Eso es lo peor. El descrédito de la clase política, la aceptación de la mentira y la hipocresía como regla de juego y el así es si así me conviene, van calando en el fuero interno de todos. Y eso no augura nada bueno.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s