Javier Marías – Los Enamoramientos (A primera vista) (y 2)

Hace ya unos años, el escritor tuvo la amabilidad de responderme a una carta, a la que siguió otra y el regalo de un libro dedicado. No hace falta decir la ilusión que me hizo todo. Sin duda él se habrá olvidado, aunque el pasado sábado yo alimentaba la esperanza de estrecharle la mano y llevaba preparada una frase para que me recordara: “Soy aquel original, el de la tertulia del autobús”. Lo de “original” viene de su respuesta a mi primera carta, en la que le señalaba lo que me pareció un error, quizá tipográfico, en su extraordinaria traducción del Tristram Shandy de Sterne, en un término técnico del que por mi profesión yo podía saber más que él, aunque a última hora ya me di cuenta de que el error no era tal. Pero esa era la excusa para poder felicitarle por “su” Tristram y por lo que empezaba a conocer de su obra tras una primera intentona años antes, en la que había abandonado a las cuatro páginas el Corazón tan blanco que tanto había gustado a mi mujer. A lo que me contestó esto:

            Gracias por sus palabras. En todo caso, es usted “un original”, ya que las primeras páginas de Corazón tan blanco han sido de las que más me han elogiado en la vida. Me alegra, pues, haber ganado un lector pese a un rechazo inicial.

Se despedía con “Un saludo cordial“, lo que, con el tono afectuoso del resto de la carta, atenuaba la sorna con que me aplicaba el calificativo, entrecomillado por él. A partir de ahí, yo me presentaba siempre como “el  original” incluso por delegación, cuando  mi hermana Neus le pidió en mi nombre una dedicatoria en la presentación de la tercera y última parte de Tu rostro, mañana en Barcelona. Lo de la tertulia del autobús y alguna otra cosa lo dejo para otra ocasión, que estas cosas a mí no me pasan cada día y hay que sacarles jugo. Y no deja de ser un recurso literario como los que Marías emplea, dejando un cabo suelto desde el inicio, una gota de sangre en un peldaño cuya procedencia nos tendrá intrigados hasta el final de una novela que trata nada menos que del bien y del mal. Pero me anticiparé para rechazar lo que más de uno estará pensando: Soy un poco raro (nada nuevo) y aquella breve correspondencia tuvo el efecto contrario del previsible, como si esa mínima proximidad del autor admirado le restase interés o me obligase a ser más crítico. Creo que no lo miro con mejores ojos porque me haya regalado unos minutos y unas líneas manuscritas que, desde luego, guardo como oro en paño y no “por si acaso” como él me dice en una de esas líneas y explicaré otro día.

________________________________________________________________

Amor ya no tan a primera vista, porque hoy me he puesto con el libro y tras acabar la primera parte, aproximadamente un tercio de sus cuatrocientas páginas, pienso que es una obra maestra y me estoy relamiendo con lo que me queda, pues lo habitual en Marías es ir a más. Otro ensayo inteligentemente novelado, reflexiones que podrían ser un monólogo pero puestas en la boca o el pensamiento de unos  personajes que te mantienen en vilo porque no sé sabe hasta donde han llegado o van a ser capaces de llegar. Seriedad esponjada con un poquito de su burlón y cariñoso humor entreverado con jugosa sátira de costumbres. Todo presentado con enorme habilidad en la exposición de los hechos y la sugerencia de las sospechas que vertebran la novela, una historia viva en un mundo real y actual al servicio de reflexiones en torno a la muerte, al tiempo, a la naturaleza humana y a esa cosa que llamamos amor.

inverosímilmente logramos convencernos de nuestros azarosos enamoramientos, y son muchos los que creen ver la mano del destino en lo que no es más que una rifa de pueblo cuando ya agoniza el verano…

What is this thing called love. Y Billie Holiday, que nunca falla.

________________________________________________________________

Aunque lo de Corazón tan blanco no iba por ahí, Javier Marías es del Real Madrid y creo que nos lo recuerda más a menudo cuanto peor le van las cosas a su club. Lo cual dice todo sobre su fidelidad, tan duramente puesta a prueba en los últimos tiempos como nos explica en su última colaboración para El Pais Semanal, que puede y debe leerse dándole un capón ratonero al Mourinho de aquí abajo. Para animar a escépticos: “Si Mourinho se prolonga en el Real Madrid, tendré que probar a hacerme de otro equipo

________________________________________________________________

ACTUALIZACION 30/5/11

Menos de lo que me esperaba tras su excelente primer tercio, también las últimas páginas están muy bien, pero el resto me ha resultado algo premioso y reiterativo. Los ingredientes típicos de Marías aparecen de una forma algo forzada y la accesoria gota de suspense de otras novelas se convierte aquí en lo único que hace avanzar la novela, con más curiosidad que tensión. Y muchas energías consumidas en un juego intelectual que trata de hacer verosímil lo imposible. Quizá un buen guión para el cine, pero no su mejor novela para mi gusto, título que mantienen ex-aequo  Corazón tan blanco y Tu rostro mañana.

Me quedo con la sensación de que ha sido escrita con no demasiadas ganas, cosa que últimamente veo por todas partes. Quizá sea que el que está con pocas ganas soy yo, y no descarto releerla en otro momento.

Tampoco quiero ser como los malditos libros entre los que me paso la vida, cuyo tiempo está quieto y acecha cerrado siempre, pidiendo que se lo destape para transcurrir de nuevo y relatar una vez más su vieja historia repetida.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Contemporánea, Literatura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Javier Marías – Los Enamoramientos (A primera vista) (y 2)

  1. OLYMPIA dijo:

    La segunda parte supera e incluso atenua ciertos gajes de la primera.
    Es una lástima que dejaras Corazon tan blanco, para mi la mejor junto a El hombre sentimental.
    En cuando a la trilogía del rostro le encontré originalidad, maestría en ciertos pasajes, ambición y lo que para mi es un fallo, la maldita gota de sangre de la que yo en la piel del narrador, jamás le habría hablado al anciano espía.
    Felices lecturas de todas formas. Con Marías son casi seguras.

    • José Luis dijo:

      La dejé una vez, pero fue la primera que leí cuando volví a probar y me gustó muchísimo.

      La trilogia, desde la “secuencia” del quasi asesinato en los lavabos en la segunda parte hasta el final, me parece magistral. A mí la gota de sangre no me inquietó ni me mareó lo más mínimo a pesar de lo que digo aqui. Y puede que sea un poco McGuffin, pero es sólo una gota dentro de los recursos que emplea para mantener la tensión, que he sacado aquí porque me venía bien.

      No he leido El hombre sentimental y hoy mismo la compro.

  2. Angels dijo:

    Por cierto ¿cómo te fué con Andreas Scholl? ya ni me acordaba ,que tu si que vives en el mundo Cuéntalo ya que los contratenores siempre desatan polémicas Un abrazo y MUASSSsssssss

  3. José Luis dijo:

    Arriba a la derecha he puesto un anuncio porque he añadido algún comentario más en la página de Scholl, pero puedes ir directamente si vas al final de la página que se abre desde aqui, . Me gustó mucho en casi todo, nada en Haydn, soporífero, y muchísimo en Purcell y un par de tradicionales . Es muy simpático y comunicativo, y fue un recital muy agradable.

  4. Pingback: Los enamoramientos de Javier Marías | CINC SENTITS

  5. alopez47 dijo:

    José Luis:
    Acabo de hacer un segundo intento con esta entrada de tu blog. Cuando yo edito la mía me aparece la opción de enviar retroenlaces (de hecho, la notificación de que en mi blog he hecho un enlace al tuyo) y en el apartado Discussió tengo activada tanto la opción permitir comentarios como la de permitir retroenlaces o retroppings.
    Una vez me enviaron un retroenlace (en la entrada a la novela El gatopardo) y creo recordar que me llegó la notificación en forma de comentario, que en un principio no acababa de entender. Si le echas un vistazo a esa entrada verás que me aparece el retroenlace en un recuadro gris desde el cual puedo acceder al blog que enlazó con el mío (vaya lío de explicación…)
    A ver qué pasa…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s