Canciones populares de Beethoven (1) – Cuatro canciones irlandesas

Aunque Beethoven nunca pisó Irlanda ni la Gran Bretaña, tiene en su haber los arreglos de una muy hermosa cantidad de canciones populares de las islas: 57 irlandesas en tres colecciones, 37 escocesas en dos, 26 galesas y 7 británicas (sin más precisión), amén de casi cincuenta de otras nacionalidades, con lo que, de forma sorprendente, esas cerca de 180 canciones resultan ser el género cuantitativamente más importante en su obra.

Esta extraordinaria dedicación, tuvo su origen en el empeño del editor George Thomson (1757-1871), un funcionario público de Edimburgo apasionado por la música, que se propuso lograr una colección de canciones populares superior a cualquiera de las que se iban reuniendo en Escocia desde inicios del siglo XVIII. Pero como quería la mejor y no sólo la mayor, para hacer los arreglos contrató a músicos tan principales entonces como Pleyel, Kozeluch, y hasta al mismísimo Haydn, pidiéndoles no sólo un acompañamiento pianístico, sino que usasen cuerda y escribieran introducciones y postludios. Cuando por distintas razones estos abandonaron la labor, no tuvo reparos en dirigirse a Beethoven, quien, después de pensárselo durante unos años (seis), y no sin advertirle que sabía lo que le había pagado a Haydn, se puso manos a la obra en 1809; obra a la que se dedicó intermitentemente desde esos años previos a su último período hasta 1920, y que en su mayor parte ha quedado sin numero de opus (recogida en el catalogo “WoO”,  “Works without opus number”) pero también sin el reconocimiento y la difusión que merece.

Es difícil escoger cuatro de sus canciones irlandesas, incluso entre las sólo diez que hay en el estupendo disco del sello Astrée Beethoven – Irish & Scottish Songs, pero si en el cuarteto propuesto no están todas las que son, sí son todas las que están; tres de ese CD y una cuarta de  la colección publicada en la edición de las obras completas de Beethoven de de Deutsche Gramophon. El acompañamiento es el de la inmensa mayoría de estas canciones, piano, violín y cello, aquí Malcolm Martineau, Krysia Osostowicz y Ursula Smith en The Elfin Fairies y Jerome Hantai, Alessandro Moccia, y Alix Verzier, con instrumentos de época, en  el resto.

-♦-

The Kiss, Dear Maid, Thy Lip Has Left,  WoO. 153 (20 Irische Lieder) no. 9 (Letra de George Gordon Noel Byron, Lord Byron, “On Parting” de Childe Harold’s Pilgrimage)

El beso, querida niña, que tu labio ha dejado, una de las canciones más bonitas de toda la colección, un poema de Lord Byron que es una promesa de amor eterno. Peter Harvey,  barítono.

The kiss, dear maid, thy lip has left,
Shall never part from mine,
Till happier hours restore the gift
Untainted back to thine.

Thy parting glance, which fondly beams,
An equal love, may see;
That tear that from thine eyelid streams
Can weep no change in me.

I ask no pledge to make me blest
In gazing when alone;
Nor one memorial for a breast
Whose thoughts are all thine own.

Nor need I write – to tell the tale
My pen were doubly weak:
Oh! What can idle words avail,
Unless the heart could speak?

By day or night, in weal or woe,
That heart, no longer free,
Must bear the love it cannot show,
And silent ache for thee.

– ♦ –

Wife, Children and Friends, WoO. 152 (25 Irische Lieder) no. 19 (Letra de William Robert Spencer)

Esposa, niños y amigos, un feliz dúo y un no menos feliz arreglo para cantar las tres cosas que hay en la vida en opinión del poeta William Spencer.  Paul Agnew, Tenor; Sophie Daneman, Soprano.

When the black-lettr’d list to the gods was presented,
The list of what Fate to each mortal intends,
At the long string of ills a kind Goddess relented
And slipt in three blessing: wife, children and friends.
In vain surly Pluto maintain’d he was cheated;
For justice divine could not compass its ends:
The scheme of man’s penance he swore was defeated
For earth becomes heaven with wife, children and friends.

Though spice-breathing gales o’er his caravan hover,
Though round him Arabia’s whole fragrance ascends,
The merchant still thinks of the woodbines that cover
The bow where he sat with wife, children and friends.
The day-spring of youth, still unclouded by sorrow,
Alone on itself for enjoyment depends:
But drear is the twilight of age, if it borrow
No warmth from the smiles of wife, children and friends.

Let the breath of renown ever freshen and nourish
The laurel which o’er her dead favourite bends;
O’er me wave the willow, and long may it flourish,
Bedew’d with the tears of wife, children and friends.
Let us drink, for my song, growing graver and graver,
To subjects too solemn insensibly tends;
Let us drink, pledge me hig, Love and Virtue shall flavour
The glass wich I fill to wife, children and friends.

– ♦ –

The Elfin Fairies, WoO. 154 (12 Irische Lieder) no. 1 (Letra de David Thomson )

Los Elfos, tan delicados como los violines y el piano que acompañan su vuelo. Janice Watson, soprano;  Ruby Philogene, mezzo soprano

We fairy elves in secret dells,
All day contrive our magic spells,
Till sable night o’ercast the sky,
And trough the airy regions fly,
By Cynthia’s light so clear:
Around the earth ere dawn of day,
On high we win our easy way;
Sometimes the lawns to earth inviting,
On the velvet turf alighting;
So light, so light,
So light o’er pliant stalks we fleet,
The blade scarce bends beneath our feet,
But shakes as if for fear.

So light, so light,
So light o’er pliant stalks we fleet,
The blade scarce bends beneath our feet,
But shakes as if for fear.

And if no bus’ness calls from home
Around the wheeling globe to roam;
We to some flow’ry meadow stray,
And sing and dance the night away,
Around our Fairy Queen.
Then we our mushroom board prepare,
The gather’d sweets of flow’rs our fare,
The dewy nectar round distilling,
All our hairbell goblets filling;
Good night, good night:
Good night we say, then sink to rest
Upon some lily’s downy breast,
By mortal eyes unseen.

Good night, good night:
Good night we say, then sink to rest
Upon some lily’s downy breast,
By mortal eyes unseen.

– ♦ –

On the Massacre of Glencoe, WoO. 152 (25 Irische Lieder) no. 5 (Letra de Sir Walter Scott)

Sobre la masacre de Glencoe, la alevosa matanza que tuvo lugar en aquel valle escocés, los sentimientos del también escocés Walter Scott. La tonada es sin embargo irlandesa, pero aunque Beethoven armonizó también para trío vocal una canción escocesa con la misma letra titulada simplemente “Glencoe”, ésta es mucho más poderosa: Un impresionante lamento que crece hasta convertirse en llamada a la venganza, con las cuerdas subrayando la tristeza de la voz y el contraste de los inocentes interludios del piano, como testigo incrédulo de la masacre. En tono dramático, la mejor canción de toda la colección. Peter Harvey, barítono; Paul Agnew, Tenor; Sophie Daneman, Soprano.

Oh! Tell me, Harper, wherefore flow
Thy wayward notes of wail and woe
Far down the desert of Glencoe,
Where non may list their melody?
Say, harp’st thou to the mist that fly,
Or to the dun deer glancing by,
Or to the eagle, that from hig
Screams chorus to thy minstrelsy?

No, not to these, for they have rest,
The mist-wreath has the mountain crest,
The stag his lair, the erne her nest,
Abode of lone security.
But those for whom I pour the lay,
Not wild wood deep, nor mountain grey,
Not this deep dell that shrouds from day
Could screen from treach’rous cruelty.

The hand that mingled in the meal,
At midnight drew the felon steel,
And gave the host’s kind breast to feel,
Meed for his hospitality.
The friendly heart which warm’d that hand,
At midnight arm’d it with a brand
That bade destruction’s flames expand
Their red and fearful blazonry.

Long have my harp’s best notes been gone,
Few are its strings, and faint their tone,
They can but sound in desert lone
Their grey-hair’d master’s misery.
Were each grey hair a minstrel string,
Each chord should imprecations fling,
‘Till startled Scotland loud should ring,
“Revenge for blood and treachery!”

________________________________________________________________

De propina, Hör ich das Liedchen klingen de los Dichterliebe de Schumann, interpretado por Thomas Quasthoff y Hélène Grimaud, que, sin entrar en juegos de parecidos, le recordó a Neus la demoledora Masacre de Glencoe.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Popular, Romanticismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Canciones populares de Beethoven (1) – Cuatro canciones irlandesas

  1. Glòria Aparicio dijo:

    Preciosas canciones , especialmente el dramático canto a Glencoe, yo tengo la otra versión para S.B.T. pero esta es mucho más emotiva y aún mejor interpretada…….Beethoven es uno de mis Músicos preferidos por excelencia, pero no conozco demasiado su obra vocal aparte de las canciones más conocidas con las que ejercitava mis incipientes clases de canto ( años ha…) entre su extensa y gran Obra admirando sus preciosas Misas, y grandes sinfonías y demás… sus Sonatas para Piano me parecen su más valioso legado, pero eso es una preferencia muy personal porque en realidad toda su Música es grande y hermosa, muy hermosa, aunque en momentos de mi vida y como soprano me preguntara si es que Beethoven odiaba a esa cuerda al someternos a largos y constantes sobre-agudos en la gran mayoria de sus composiciones hasta tener que hacer alguna que otra trampita (reemplazos, nada fácil sin que se advierta …) para no caer extenuadas.
    En definitiva José Luis, que me han encantado esas bellas canciones y las guardo junto con mis grandes tesoros. Un abrazo.

    • José Luis dijo:

      He escuchado la versión por trio, pero coincido en que este barítono la canta muy bien y me gusta bastante más. Respecto a las dificultades de las sopranos para cantarlo, ni idea; claro, como no me aprietan, nunca me fijo en esas cosas 🙂 Me alegro de que te hayan gustado. Al final de la serie (en la que intervendrá una soprano muy muy buena y querida) haré un paquetito regalo con todas las que ponga.

  2. Angels dijo:

    Hoy he aprendido otra cosa :,que Beethoven tambien bajó de las alturas donde reside con todos los honores,para dignarse a escribir unas canciones que son preciosas sobre todo,para m:la1ª, la del beso,,aunque las otras no son “cualquier cosa ” !!te curras mucho tus posts !! o es que eres la enciclopedia Espasa. Mi admiración y agradecimiento porque así aprendo yo seguro y algún que otro de tus “súbditos” .Adiós y MUASSsssssss. (no recuerdo si te lo conté ,que mi nieto Alex mira los blogs que yo frcuento ,y con el que se queda por encima de todos es el tuyo,porque tocas muchas teclas y no te haces pesado,al contrario).!!esto tiene mérito tratándose de un seguidor de 16 años !!!!

    • José Luis dijo:

      Muchas gracias al nieto y a la abuela, igual de buenos los dos. Por descontado, hace un par de semanas no tenía ni idea de nada de lo que estoy “explicando” a mis “súbditos”, pero sí que es cierto que esta página y las que seguirán me han ocupado bastante tiempo, para escoger las canciones que más me gustaban y buscar cuadros, poner centros con flores… 🙂 La verdad es que es curioso que no se conozcan (y canten) más estas canciones. Quizá sea que necesitan un trio, y no sólo un piano, porque si no, como propinas en los recitales serían estupendas. La del beso, la primera, es una de las cuatro o cinco que más me gustan, que ya verás que las hay muy majas. Adios y MUasss.

  3. Neus dijo:

    Pues muchas gracias, por lo que hay, por lo que habrá y por el paquetito que ya estoy esperando.
    Son preciosas.

    • José Luis dijo:

      Pues de nada, en pocos días irán saliendo y con la postdata vendrá el paquetito. Las hay muy majas, aunque algo sesgada la elección, porque soy mas bien adagioso…

  4. vicicle dijo:

    Imagino sabrás que las tiene españolas. Olé!! Hablando de besos, me quedo con este:

    El gran Fritz, para mí es insuperable en el Dichterliebe, sencillamente lo adoro. Y ya sé que las comparaciones son más que odiosas. 🙂 Un post magnífico.

    • kalamar dijo:

      se me va a enfadar el jefe por empezar por tu canción, Vicicle, pero es que Fritz es mucho Fritz, falta la letra…..lange lange es lo único que entiendo!

      • vicicle dijo:

        Kalamar, haciendo gala de mi nulo alemán, traduzco de la traducción francesa:

        Me encontré a solas con Chloé
        Deseaba besarla:
        Pero ella dijo que gritaría
        Y que todo sería en vano.

        Sin embargo me atreví, la besé
        En contra de su resistencia
        ¿Y ella no gritó?- Sí, de hecho, gritó
        Pero bastante tiempo después.

        Según los historiadores Beethoven no es que estuviera ya, en estos momentos, más sordo que una tapia, sino que además, completamente enajenado, componía aquellas últimas obras que nadie era capaz de entender. 😯

    • José Luis dijo:

      vicicle: Sí lo sé; capitulo 4. 🙂 Wunderlich fue de los primeros y pocos nombres que conocía hasta que me enredé con un blog…. Es magnífico, natural, comunicativo, limpio, claro, y lo que has puesto una buena muestra. Me alegro mucho de que te haya gustado, he hecho cinco más con el mismo tampón 🙂

  5. kalamar dijo:

    buscando..pues sí que las hay españoñas:
    WoO 158a: 23 Songs Of Various Nationalities,
    No. 11 Yo no quiero embarcarme
    No. 19 Una paloma blanca
    No. 20 Como la mariposa soy

    ni una en you tube, mala señal

    mi favorita, JL, la de Glencoe, con diferencia.

    • José Luis dijo:

      Una vez que se me ha pasado el cabreo, te diré que tendrás aquí tus tres (o cuatro) españolas, muy raciales. La de Glencoe es casi tan bárbara como la masacre, que déjala correr

  6. Josep Olivé dijo:

    Un beethovenià de pro com jo ha d’estar eternament agrait per poder accedir a unes músiques del geni de Bonn que no conexía. Deliciós post! Moltes gràcies!
    Però això no acava aqui. No senyor. Efectivament. Avui s’ha m’ha desvelat una de les incognites més incognites que han barrinat les meves neurones (les musicals, esclar). No ha estat cap trauma, ni tampoc mai he fet massa esforç per a saber que coi volia dir “WoO” en les obres no catalogades del gran Ludwig. I ara ja ho sé. I no sé per què, però fa sentir-me molt bé saber-ho. Content que estic. Ja veus. 🙂

    • Josep Olivé dijo:

      Redeu…ultimament estic “falton” amb el català… “…però això no acaba aqui…”. Si no m’enrotlles tant no faria tantes faltes! 😦

      • José Luis dijo:

        Per mi no pateixis, que si no passés el corrector del Word (com faré ara mateix), ja veuries quin patiment. Em fas molt content, i dones sentit a aquesta cosa tan rara de fer de locutor de radio sense radio i sense tenir ni idea. I encara que el premi es descobrir-te coses de Beethoven, la guinda es això del Woo, que, pots contar, tampoc jo sabia.

        Gracies a tu!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s